Chica melancólicaCausas y prevención del aborto espontáneo:

• Alteraciones genéticas. Aproximadamente el 85% de los abortos espontáneos tienen causas de tipo genético. El riesgo de transmitir una herencia genética imperfecta al niño está potencialmente presente tanto en los portadores de una anomalía genética de la que se tiene conocimiento, como en las personas que nunca han tenido ningún problema.

¿Qué hacer?
La pareja puede someterse a un análisis de sangre para determinar su mapa cromosómico. En general, este examen se aconseja únicamente si la mujer ha sufrido abortos repetidamente.

• Enfermedades de la madre. Ciertos trastornos que sufre la madre durante la gestación pueden contribuir a que se produzca un aborto espontáneo. Las más comunes son:

Diabetes gestacional: Hace más difícil el mantenimiento de la implantación del óvulo fecundado y el de la placenta.

Enfermedades de la tiroides

• Ciertas enfermedades infecciosas, contraídas en el primer trimestre, como rubéola, citomegalovirus y toxoplasmosis.

Infecciones del aparato genital femenino, como las provocadas por micoplasmas o clamidia.

Infecciones bacterianas o víricas (como una gripe normal), que determinan una elevación de la temperatura.

¿Qué hacer?
En caso de diabetes, la primera medida que hay que tomar es la dieta pero, si no es suficiente, se puede recurrir a antiglicémicos o a la insulina. En cambio, si el problema es un funcionamiento alterado de la tiroides, es necesario recurrir a los fármacos adecuados, que prescribirá el médico.

Para evitar los peligros de las infecciones en los genitales, hay que someterse a un tampón vaginal antes de la concepción y, si es necesario, recurrir a un tratamiento antibiótico o antimicótico.

• Alteraciones hormonales. Un aborto espontáneo también puede deberse a un desequilibrio hormonal, como un déficit en la producción de progesterona en la segunda fase del ciclo menstrual, que puede impedir que el endometrio (el tejido que recubre las paredes del útero) se prepare para acoger la implantación del óvulo fecundado.

¿Qué hacer?
Si se comprueba una carencia de progesterona, se puede tomar la hormona por vía oral.

Otras causas. La interrupción del embarazo también se puede producir por:

• Si existe una malformación en el útero (como un útero doble).

• Si se detecta una presencia de fibromas, sobre todo si crecen en el interior del órgano.

• Si existen alteraciones del endometrio, como adherencias, endometritis o pólipos.

• Si se sufre incontinencia cervical, es decir, el cuello del útero no se cierra perfectamente después de la implantación.

• Si existen causas inmunológicas, por ejemplo, la presencia de ciertos anticuerpos o patrimonio genético de los padres demasiado similar.

¿Qué hacer?
Los pólipos y los fibromas de gran tamaño se pueden eliminar quirúrgicamente, del mismo modo que las malformaciones serias del útero (como el útero doble).

Artículo: mibebeyyo.com