En las primeras edades los pequeños necesitan auto realizarse, y sus dibujos son sus pequeñas obras de arte. Enmarcar los dibujos, colgarlos en la nevera, etc., ayudan a crear una sensación de confianza.

Es importante tener en cuenta, que en estas edades, aplican el color sin distinción al inicio, y posteriormente según la emoción que éstos les produce (felicidad, tristeza, etc.), lo que habitualmente, no coincide con la realidad. Los colores vivos y diferentes entre ellos, favorecerán la expresión emocional del pequeño/a.

Experimentación libre. Poner una hoja en el suelo tamaño Din A-3 o mayor y junto a los lápices de colores dejar que el niño/a se exprese libremente. Una vez el niño/a ha acabado el dibujo, dejar que explique aquello que ha reproducido. Esto le permitirá autorealizarse como persona, reforzando la confianza en sí mismo/a a la vez que aprende a expresarse y relacionarse con el entorno. Inicialmente el principal interés del niño/a es en el movimiento, no en el color, por ello con 3 o 4 colores es suficiente. Posteriormente, el niño/a empezará a jugar con la superposición de las líneas y el color irá tomando cada vez más importancia en sus dibujos. Se puede realizar este ejercicio con música de ambiente (música clásica, infantil, etc.).Los trazos variarán en función de los sentimientos que la música les provoque.

Desarrollo de la horizontalidad. En esta etapa los garabatos horizontales hacen su aparición. Favoreceremos su interés por la horizontalidad si nos estiramos horizontalmente a su lado o situamos longitudinalmente cerca de él/ella telas u otros objetos que resalten a su subconsciente esta dirección.

Decoración de una lámpara. Una actividad divertida y sorprendente para los niños/as, es darles una hoja de papel vegetal sobre la cual podrán dibujar y pintan aquello que deseen con rotuladores. Cuando hayan terminado, haremos un cono con el papel y lo pondremos como pantalla de una lámpara de casa. Los niños/as se enorgullecen al diseñar un mueble de casa a la vez que se emocionan al descubrir la intensidad de los colores de sus dibujos al reforzarse con la luz de la lámpara.

Pintamos con un espejo. Resulta interesante en esta etapa del garabato dejar que los niños/as pinten libremente sobre la superficie de un espejo. Indudablemente la seguridad del peque debe estar siempre garantizada por ejemplo si tenemos un espejo irrompible para ellos/as. En el espejo podrá observarse. La combinación de verse a sí mismo/a y la posibilidad de dibujar libremente favorecerán la aparición de trazos y formas circulares a modo de juego. En vez de un espejo se puede utilizar una cartulina plateada, aunque se reduce el efecto visualización de sí mismo.

Contraste de colores. Una actividad divertida para desarrollar con las ceras o lápices de colores es proporcionar al niño/a una superficie grande formada por una cartulina blanca y otra negra pegadas. El niño/a descubrirá la diferencia de contraste entre el papel oscuro y el claro y la variación del color en función de la superficie que utiliza.

Artículo: Alpino

—————————————————————————————————————————-

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podras conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

¡ Te esperamos en chintin.com !. Bienvenido.