CannabisCerca de 48.000 jóvenes de entre catorce y 18 años están enganchados a su consumo, que deriva, además, en el deterioro de su salud, cambios de personalidad y problemas en el instituto, la familia o el trabajo.

Pérdidas de memoria, problemas respiratorios, ataques de ansiedad, psicosis, cambios de humor habituales, actitud agresiva con el entorno, fracaso escolar… Estos son algunos de los efectos que ocasiona el consumo de porros, ya que afecta al sistema nervioso y al tejido cerebral. Además, a menor edad de iniciación , mayores problemas.

El consumo temprano de cannabis conlleva el fracaso escolar, ya que afecta a zonas del cerebro relacionadas con la memoria, la concentración y la capacidad para relacionar conceptos. Un 36% de los que fuman porros han repetido dos cursos o más frente al 20% de los que no lo han tomado nunca.

Alcohol y tabaco

Alerta también sobre la temprana edad a la que se prueba esta droga: los 14,6 años. Llama la atención sobre el riesgo de su consumo, ya que, además, considera que incita a tomar otras drogas como la cocaína (un 11%); las anfetaminas (7%) y el éxtasis (5%). Los problemas se agravan también porque la mayoría de los que fuman porros beben alcohol y fuman tabaco.

Fuente: Diez Minutos. Nº 3.037