Botella y vaso de cervezaLas consecuencias de beber alcohol en la adolescencia son nefastas: un deterioro precoz de sus capacidades cerebrales y un mayor riesgo de ser alcohólicos cuando sean mayores.

Beber cuatro o cinco copas de viernes a domingo con el estómago vacío puede dañar el cerebro, y se relaciona con una perdida de memoria, atención, autocontrol y capacidad de planificación y, por si fuera poco, predispone a convertirse en alcohólico.

Según comenta la investigadora Consuelo Guerri, jefa del Laboratorio de Patología Celular del Centro de Investigaciones Príncipe Felipe, ubicado en la Comunidad de Valencia (España): “Los perjuicios cognitivos del alcohol son irreversibles porque el cerebro está en formación hasta los 21 años de edad”, según confirman sus trabajos de laboratorio realizados con ratas.

Si un joven empieza a beber los fines de semana a los 13 años, en plena pre-adolescencia, tiene un 25% de posibilidades de “engancharse” a la bebida cuando sea adulto, mientras que si se inicia en la bebida a los 21 años, la probabilidad se reduce al 5%”, añade la experta. La razón de este fenómeno, al parecer, radica en que entre los 13 y los 21 años el sistema nervioso y neuronal de la persona se halla en proceso de maduración y los posibles daños cognitivos que acarrea el llamado “alcoholismo de fin de semana”, ya no pueden repararse más adelante.

Beber alcohol en exceso durante los fines de semana, puede provocar en el cerebro juvenil daños similares a los que padecen los bebedores crónicos en periodos más prolongados, y en algunos casos pueden ser equiparados a los adultos que consumen alcohol de forma regular.

Esta es una de las conclusiones de otra investigación sobre los efectos del alcoholismo de fin de semana en la corteza pre-frontal, elaborada por el equipo del neuropsicólogo Luis Miguel García-Moreno. Esta zona del cerebro es la que se encarga, entre otros cometidos, de tomar decisiones, planificar las acciones o solucionar los problemas.

“Además, esta subzona cerebral es la que más tarda en madurar, de modo que durante la adolescencia y la juventud temprana aún se está desarrollando”, señala también Luis Miguel García-Moreno. Según el experto, “uno de los efectos menos conocidos y más nocivos del consumo abusivo de alcohol en la adolescencia es que hace que los jóvenes sean cada vez más resistentes al alcohol, es decir que sufran menos malestar al consumirlo y se vayan acostumbrando a éste, pese al daño en el hígado, el sistema digestivo y el nervioso, que les produce”.

 

Artículo: vanguardia.com

 

————————————————————————————————————————–

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com