Los niños/as que desarrollan autismo ya muestran señales de respuesta cerebral diferente en su primer año de vida.

Investigadores británicos estudiaron a 104 bebés de los 6 a los 10 meses de vida y luego nuevamente cuando tenían 3 años, y hallaron que aquellos que desarrollaron autismo en ese lapso de tiempo tenían patrones inusuales de actividad cerebral como respuesta al contacto visual con otra persona.

Los resultados sugieren que mediciones cerebrales directas ayudarían a predecir el riesgo futuro de autismo en bebés de apenas seis meses, dijo Mark Johnson, de la Universidad de Londres, quien dirigió el estudio.

El autismo, que afecta a alrededor del 1% de las personas del mundo, incluye una serie de trastornos que van desde el retraso mental y la incapacidad profunda para comunicarse a síntomas relativamente más leves como los que presentan quienes padecen síndrome de Asperger.

Entre sus principales características se encuentran los problemas de comunicación y la dificultad para socializar. Los médicos tratan de encontrar formas de diagnosticar el trastorno lo antes posible, para poder intervenir y ayudar a los niños autistas a lidiar con él.

La conducta autista característica no suele aparecer antes de los dos años y los diagnósticos firmes suelen hacerse después de esa edad.

El equipo de Johnson observó a bebés con mayor riesgo de desarrollar autismo más adelante en sus vidas porque tenían un hermano o hermana con la condición.

Los investigadores usaron sensores pasivos ubicados en el cuero cabelludo para registrar la actividad cerebral mientras los bebés observaban rostros que los miraban o los esquivaban. Los bebés que luego se desarrollaron normalmente presentaron una clara diferencia en la actividad cerebral en respuesta a rostros que los observaban y a los que miraban para otro lado.

En cambio, la mayoría de los que luego desarrollaron síntomas autistas mostraron una diferencia mucho menor en la actividad cerebral cuando alguien hacía contacto visual con ellos y luego los evitaba.

Los investigadores advirtieron, no obstante, que los indicadores predictivos no fueron 100% precisos, dado que el estudio halló casos de bebés que no mostraban diferencias en la actividad cerebral y que luego no fueron diagnosticados con autismo y viceversa.

Johnson indicó que los resultados son el primer paso hacia un diagnostico previo del autismo, aunque se necesitan más estudios para confirmar y fortalecer estos indicadores de actividad cerebral temprana.

Artículo: Yahoo Noticias

 

————————————————————————————————————————-

chintin.com es mucho mas, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos, la sección Te Interesa con consejos, recetas y mucho mas…

También podéis seguirnos en Twitter y Facebook.