De la cuna a la camaEl paso de la cuna a la cama del niño/a estará determinado por el desarrollo del niño/a. Generalmente, suele ser hacia los dos años.

A esta edad el niño/a puede sentirse incómodo en un espacio tan pequeño y, además, puede ser peligroso si mete las piernas o los brazos entre los barrotes.

Es recomendable hacer el cambio hacia la cama de forma progresiva. Podemos comenzar con las siestas. No conviene hacer el traslado coincidiendo con cambios en casa, por ejemplo, la llegada de un hermano/a.

Debemos tomar una serie de medidas de seguridad para que no haya accidentes:

  • En la cama: durante los primeros meses, se recomienda colocar una barandilla de seguridad para impedir que se caiga al suelo, especialmente si la cama es más alta de lo normal.
  • Además, como el niño/a puede levantarse solo, habrá que procurar que no haya obstáculos en su camino para que pueda deambular libremente.

Artículo: mujerglobal.com