CariñoLa falta de cariño está directamente asociada a determinados trastornos de la salud, y de una manera especial en el caso de los niños/as.

Diversos estudios y tesis doctorales apuntan a que los pequeños que no reciben a diario el cariño necesario en su entorno familiar y social son más propensos a padecer alteraciones de comportamiento asociadas a un grado importante de ansiedad y estrés, según se ha destacado en el segundo Simposium de Pediatría sobre enfermedades infecciosas y su Prevención en la Edad Pediátrica.

Estas situaciones pueden influir en sus mecanismos de defensa frente a las infecciones, e incluso pueden ser el origen de un retraso en el crecimiento.

Artículo: Gente Saludable. Nº 67