Descanso y obesidad

Se trata de un estudio estadounidense que halló que los preescolares que se acostaban a dormir a las ocho de la noche disminuían en un 50% el riesgo de ser obesos 10 años más tarde. Esto comparado con aquellos niños/as que seguían levantados a las nueve de la noche. Así lo publica la revista Journal of Pediatrics.

Su autora principal, la doctora Sarah Anderson de la Universidad de Ohio señala: “Alentar a los niños/as a ir a dormir temprano es una forma de prevenir el sobrepeso”.

El equipo estudió unos 977 niños/as nacidos en 1991, sin problemas de salud. Los mismos fueron monitoreados anualmente hasta sus 15 años. Se les preguntó a sus madres a qué hora dormían sus hijos/as cuando tenían 4 años de edad. Aproximadamente la mitad contestó después de las ocho de la noche, pero antes de las nueve. Un cuarto de ellas respondió a las ocho o antes, y el resto después de las nueve de la noche.

Al controlar el peso de los participantes al cumplir los 15 años, se vio que aquellos que se dormían a las ocho de la noche durante la niñez eran los que tenían menos riesgo de ser obesos en la adolescencia. Se observó también que el riesgo iba en aumento cuando los niños(as se dormían entre las ocho y las nueve de la noche, y más aún cuando lo hacían después de las nueve. Las tasas de obesidad en esos grupos en la adolescencia fueron, respectivamente del 10, 16 y 23%.

www.elobservador.com

Dolores de crecimiento

Si vuestro hijo/a se queja de dolor y de molestias en las piernas (en la parte anterior de la rodilla, en la zona de la tibia o incluso en los gemelos) y no tiene otros signos como cojera, hinchazón, dificultad para mover las articulaciones o edema, no te preocupes; es un fenómeno normal, se trata de los típicos dolores de crecimiento.

Los dolores de crecimiento se localizan en las piernas, aparecen de forma súbita. Tras un tiempo de dolor, este cede. Estos procesos dolorosos se repiten en forma de intermitente durante varios meses o años (cursando con periodos libres de molestias que pueden ser días o semanas) y luego desaparecen tan súbitamente como aparecieron.

Si el dolor no es muy intenso o si no se repite con mucha frecuencia, basta con tranquilizar al niño/a o darle algún analgésico, considerándolo como algo poco importante. También podemos pedirle que realice algunos estiramientos de los músculos afectados o aplicarle en la zona una almohadilla caliente. Una medida eficaz son los baños de agua caliente antes de acostarse acompañados de un masaje en la zona de dolor, ya que, que al aumentar el flujo sanguíneo local en los músculos afectados con el masaje, estos dolores o no aparecen o lo hacen con mucha menor intensidad.

Aunque los dolores de crecimiento son benignos hay que acudir al pediatra para que evalúe al niño/a, ya que, en ocasiones, los dolores pueden enmascarar un cuadro grave o bien otra patología ortopédica que requiera una valoración más completa. Igualmente, si este tipo de dolor se presentan en un niño/a mayor de 12-13 años, debe considerarse que la causa es diferente y por tanto digno de estudio por su pediatra.

Artículo: www.revistamipediatra.es

Beneficios Del Origami Para Niños/as

Beneficios Del Origami Para Niños/as

El origami fácil para niños/as o la papiroflexia es el conjunto de técnicas que permite realizar figuras en papel doblándolo, sin realizar cortes ni usar pegamento. Es un arte japonés en el que doblando el papel se elaboran diferentes figuras y formas. A los niños/as les puede estimular tanto física como mentalmente. Supone un desafío para ellos y un reto con el que además de divertirse están aprendiendo.

Beneficios del origami para niños/as:

  1. Ayuda a desarrollar la coordinación mano-ojo. Les ayuda a ejercitar los músculos, nervios y huesos de la mano, que van ganando fuerza y preparándose para la escritura. Estos beneficios del origami en la educación son muy importantes e interesantes de conocer para que los más peques pierdan soltura al coger un lápiz.
  2. Estimula la concentración. El Origami exige una concentración y un esfuerzo mental para plegar el papel en el orden correcto y conseguir así la figura deseada. Potencia que el niño/a mantenga su atención durante un período de tiempo en una misma actividad.
  3. Activa la memoria. Las primeras veces que el niño/a hace una figura ha de seguir unas instrucciones, sin embargo, mientras no sean muy complicadas al principio, le ayudará a recordarlas y podrán realizar la figura de origami.
  4. Desarrolla la paciencia. No siempre salen las figuras a la primera, por lo tanto el niño/a deberá ser constante y paciente para lograr su objetivo.
  5. Potencia la satisfacción personal. El niño/a al realizar la figura se siente satisfecho de haber elaborado algo con sus propias manos.
  6. Fomenta la imaginación.  Una vez que el niño/a cuenta con algunos conceptos básicos del Origami, puede crear sus propios diseños llevando sus ideas al papel.
  7.  Es una actividad relajante.  Muchos encuentran en la papiroflexia una forma de relajación y de olvidarse de los problemas. La concentración que requiere ayuda a los más pequeños a alejar su mente de situaciones de estrés, obsesiones y temores que puedan tener y se relajan.
  8. Estimula el esfuerzo y el trabajo.  Para lograr la figura deseada hay que realizar un trabajo de precisión y el niño/a ha de esforzarse si quiere lograr el objetivo.
  9. Fomenta el aprendizaje. El Origami  ayuda a que los niños/as comprendan conceptos espaciales como arriba, abajo, delante y detrás. Los beneficios del origami en las matemáticas es que desarrolla el pensamiento lógico y matemático.
  10. El origami es muy útil para el tratamiento de ciertos trastornos como el TDAH, hiperactividad o dislexia.

 

Comportamiento infantil: Niños/as tiranos

Comportamiento infantil: Niños/as tiranos

Niños tiranosNiños/as que exigen continuamente  habituados desde pequeños a salirse con la suya, acaban convirtiéndose en adolescentes problemáticos.

La clave para evitarlo está en sentar buenas bases desde la cuna. Sin embargo, a menudo nos preocupamos mucho por la enseñanza de los conocimientos y obviamos la educación personal, tan fundamental para afrontar la vida adulta y tan difícil de forjar una vez pasados los primeros años.

¿Niños/as tiranos, por qué?

Es muy habitual cuando viven y crecen en un entorno lleno de derechos y carente de deberes, que comienza a gestarse hacia los 2 años.

Aunque es la genética la que determina el temperamento de cada cual, la forma en que lo expresamos, la personalidad, es fruto principalmente del ambiente en el que nos criamos, es decir, de la educación y la socialización. Por eso no debemos olvidar que los niños/as pueden ser egocéntricos o tener un temperamento más fácil o difícil, pero somos los padres los responsables de enseñarles cómo tienen que actuar y dónde están sus límites.

Debemos evitar errores como éstos:

Tratarle de igual a igual

Las cosas no tienen que ser ni “porque yo lo digo” ni “si es tu deseo”. Conviene que demos a nuestro hijo/a explicaciones adecuadas a su edad sobre las normas, pero una vez dadas, el niño/a tiene que obedecer.

Ponernos a su servicio

El niño/a debe aprender que la familia es una comunidad en la que cada uno aporta algo, dentro de sus posibilidades. Implicarle en tareas sencillas desde pequeño (recoger sus juguetes, ayudar a quitar la mesa…) le ayuda a hacerse responsable y a valorar el trabajo propio y ajeno.

Concederle todos los caprichos

Si se habitúa a no recibir nunca un “no” como respuesta a sus peticiones, de mayor será incapaz de tolerar cualquier frustración.  Jugar con él/ella, escucharle, mimarle y ponerle límites es la mejor forma de demostrarle que nos importa.

Ceder para evitar conflictos

Si cedemos a sus demandas sólo hará que los conflictos aumenten día tras día.

Darle siempre la razón

Nuestros hijos/as no pueden ser siempre quienes esté en posesión de la verdad y los demás equivocados. Si le defendemos a toda costa, entre sus profesores, otros niños, etc., se creerán los reyes del mundo. Darles nuestro apoyo incondicional no significa ponernos siempre de su lado, sino enseñarles que todos cometemos errores y ayudarles a rectificar.

Valorar demasiado lo material

Debemos enseñarles a disfrutar de las pequeñas cosas y a no dar a lo material más importancia de la debida.

Lo mejor para evitar que el niño/a se convierta en un tirano es prevenirlo con un estilo educativo “democrático”, que huya tanto del autoritarismo como de la permisividad.

Para ello es esencial que la comunicación sea muy fluida y que razonemos nuestros motivos para exigirle algo. Si son temas complicados para él, podemos llegar a acuerdos o elaborar planes que le motiven, pero teniendo siempre claro quién manda y estableciendo límites. También, es esencial valorar su esfuerzo y fomentar la responsabilidad y la cooperación.

Se trata, en definitiva, de favorecer la autonomía y madurez de los hijos/as para que se sientan valorados y puedan ser ellos mismos sin olvidarse de los demás.

http://www.crecerfeliz.es

Desarrollo del cerebro y del lenguaje del bebé

Desarrollo del cerebro y del lenguaje del bebé

Desarrollo del cerebro y del lenguajeLa ciencia cada vez va encontrando más datos que confirman que lo que le sucede al feto mientras crece en el vientre de la madre es base de futuros comportamientos físicos y psicológicos. Investigadores de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, aseguran que los sonidos que los bebés oyen cuando todavía se encuentran en el útero materno pueden influir en su cerebro y en el futuro desarrollo del lenguaje.

La experiencia prenatal de los sonidos moldea las bases neuronales del aprendizaje fetal. Desde las 27 semanas de gestación, los fetos humanos empiezan a percibir las señales acústicas externas. En ese momento la corteza auditiva comienza a reorganizarse y se pone en marcha la maduración del sistema nervioso, que aún se está formando.

Por ello, Eino Partanen y su equipo decidieron explorar cómo la experiencia prenatal de los sonidos moldea las bases neuronales del aprendizaje fetal. El equipo siguió la evolución de 33 mujeres finlandesas desde su semana 29 de embarazo hasta que dieron a luz. La mitad de las madres escuchaba varias veces a la semana una grabación con la palabra inventada ‘tatata’ repetida centenares de veces, y ocasionalmente pronunciada con otro tono o sustituida por la palabra ‘tatota’. Después de que nacieran, compararon las respuestas neuronales de los bebés expuestos a las grabaciones con las de aquellos que no las habían escuchado. Al escuchar cambios de tono en las palabras que habían oído cuando eran fetos, los niños/as previamente estimulados experimentaban un aumento de su actividad cerebral, que no se producía en los otros. Además, cuanto más largo había sido el tiempo de exposición prenatal a los sonidos, mayor era su actividad cerebral. Y el efecto de aprendizaje se generalizaba a otros tipos de sonidos no incluidos en el experimento.

Estos resultados (que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences) sugieren que el cerebro del feto aprende a escuchar antes del nacimiento y crea representaciones en la memoria de aquellos sonidos. Son cambios estructurales que, según los investigadores, posiblemente influirán en el lenguaje durante la infancia. Por eso creen que el experimento puede servir para ayudar a compensar trastornos genéticos como la dislexia.

www.20minutos.es

Recién nacido, como va cambiando

Recién nacido, como va cambiando

Recién nacidoEn las primeras semanas de vida su cerebro está lo bastante desarrollado como para relacionarse con el mundo que le rodea.

Con sólo 2 semanas de vida, el bebé es capaz de imitar algunos gestos de los adultos: si sacamos la lengua delante de él/ella varias veces, también lo hará, y cerrará y abrirá las manos si nos ve hacerlo a nosotros. Y desde el primer día responde a las sensaciones que recibe a través de los cinco sentidos:

  • Ve la claridad, y puede seguirnos con la mirada, aunque de momento sólo percibe lo que está a menos de 20 o 30 centímetros de distancia de sus ojos (el espacio que hay entre él/ella y la cara de la madre/padre cuando toma el pecho o biberón).
  • Oye cada día mejor, escucha las voces de los padres (de los seres cercanos a él/ella) y percibe sobre todo los sonidos agudos.
  • Huele: percibe el olor corporal de la madre y la distingue entre muchas mujeres. En el segundo día de vida, con el olor de la leche materna, se pone tan contento/a que su ritmo cardíaco se acelera.
  • Degusta: el sabor dulce como el de la leche materna le encanta. Cuanto más azúcar contiene el alimento, más despacio succiona para prolongar el placer y más se acelera su ritmo cardíaco.
  • Siente: a través de la piel capta el lenguaje sin palabras con el que la madre le transmite sus sentimientos, y percibe las vibraciones de mamá, si ella le coge en brazos nerviosa, se vuelve más irritable.

Artículo:  Revista Ser Padres. Junio 2013