Rotura de un diente de leche

Rotura de un diente de leche

Salud bucodentalLas roturas de los dientes de leche pueden afectar al desarrollo de los dientes definitivos. Tras la rotura de un diente de leche el diente puede ir cambiando de color o volverse negro. Esto indicará que se ha producido una necrosis pulpar, es decir, que el diente ha perdido su vitalidad.

Estos son los casos peligrosos, porque cuando el tejido dental se pudre, afecta siempre al diente que viene detrás, es decir, al definitivo. Por este motivo, siempre que haya una rotura, hay que acudir al odontólogo inmediatamente para evitar llegar a ese punto.

Si con la caída o el golpe el diente se sale completamente de la boca (avulsión dental), tanto si se trata de una pieza de leche, como si es definitivo, debe recogerse. Este gesto debe realizarse sin tocar la raíz y debe guardarse en un entorno húmedo como leche, suero fisiológico, o incluso, debajo de la lengua, ya que la saliva realiza una muy buena acción protectora.

A continuación, se debe ir con urgencia al odontólogo, sobre todo si se trata de un diente definitivo, ya que puede intentar reimplantarlo. A partir de la media hora o la hora como máximo, si ese diente no está implantado de nuevo en la boca, el grado de éxito se reduce considerablemente y se puede perder la pieza. En el caso de que sea posible recuperar la parte rota, existen técnicas que permiten unir la pieza fracturada.

En cuanto a las caries, la ingesta excesiva de dulces, sobre todo los carbohidratos refinados, interviene como factor predisponente a la caries dental, por lo que es necesario controlar la cantidad que los niños/as toman, y asegurarse de que mantengan una correcta higiene bucodental después de su ingesta.

Es muy importante el cepillado, sobre todo antes de irse a la cama. Se trata, éste, de un requisito fundamental para mantener una boca sana, ya que durante la noche disminuye la formación de saliva, agente básico que ayuda a limpiar la boca de bacterias.

El cepillo de dientes debe cambiarse cada 3 meses, tal y como recomiendan los profesionales para que éste siga realizando su función de forma correcta, ya que pasado este tiempo, las cerdas pierden resistencia y efectividad y por tanto la limpieza bucal se vuelve deficiente.

Vitaldent

El periódico de la Farmacia. Nº 155