Vuelta a trabajo. Derechos laborales

Vuelta a trabajo. Derechos laborales

Vuelta a trabajar

  1. Baja compartida. Puede ser una opción cuando la madre necesita reincorporarse antes al trabajo. La madre puede ceder hasta 10 semanas al padre. Las que se ceden se pueden disfrutar a la vez o de forma sucesiva. También se pueden tomar las primeras 6 semanas a tiempo completo y el resto a tiempo parcial. De esta forma, las 10 restantes se transforman en 20 trabajando durante ese tiempo la mitad de la jornada laboral.
  2. Permiso de lactancia. Hasta que el bebé cumple 9 meses, la madre o el padre (solo uno de los dos) tiene derecho a ausentarse una hora o dos medias horas en la jornada laboral o reducir su jornada en media hora (entrar mas tarde o salir antes). La duración del permiso se incrementara proporcionalmente por parto múltiple. La ley contempla la posibilidad de acumular horas de lactancia en jornadas completas, lo que supone entre 15 y 30 días seguidos que se añaden al permiso maternal. 
  3. Reducción de jornada. Hasta que el niño/a cumpla 8 años, el padre y la madre (es un derecho individual) pueden reducir su jornada entre un octavo y la mitad, con la consiguiente reducción de sueldo.
  4. Baja por riesgo durante la lactancia. Cuando en el trabajo de la madre hay agentes o sustancias que pueden contaminar la leche, esta tiene derecho a cambiar su puesto por otro compatible con su situación. Si no es posible, el contrato se suspende y se volverá a incorporar cuando el bebe tenga nueve meses. Durante este tiempo cobrara la prestación por riesgo durante la lactancia, que es el 100% de su cotización.
  5. Excedencia. Se puede pedir hasta que cumpla 3 años. Durante el primer año se reserva el puesto de trabajo y, después, uno de la misma categoría.

Articulo: Revista Ser Padres. Junio 2013

Propiedades de la leche materna

Propiedades de la leche materna

leche materna El consumo de cerveza sin alcohol “mejora” la capacidad antioxidante de la leche materna, hasta el punto de que el suero materno presenta un 30% más de capacidad axtioxidante, según ha expuesto la jefa de Pediatría del Hospital Doctor Peset de Valencia, Pilar Codoñer, quien además es coautora del estudio ‘Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna’, en el que también ha participado la Universidad de Valencia.

Este trabajo,  se llevó a cabo en 2011 con 80 madres lactantes, de las que la mitad seguían una dieta habitual (grupo control), mientras que a la otra mitad se les suplementó su dieta con dos cervezas sin alcohol al día (botellines) durante 30 jornadas (grupo de estudio).

Además, se analizó la capacidad antioxidante de la leche materna en tres momentos diferentes de la lactancia, en función de su estado madurativo (al inicio o leche calostral, a los 15 días o leche transacional y al mes del inicio de la lactancia, cuando la leche se denomina madura).

“Hemos observado una disminución de la actividad antioxidante a medida que la leche humana va madurando, sin embargo, las madres lactantes que habían suplementado su dieta con cerveza sin alcohol manifestaron un descenso menor y más lento”, ha resaltado esta experta, quien ha puntualizado en todo momento que la cerveza objeto del estudio era cero en alchohol.

Asimismo, ha destacado que la investigación también ha revelado que las madres que habían seguido la dieta suplementada con cerveza sin alcohol presentaban un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en su sangre, como en su orina.

De hecho, el estudio científico también ha analizado la oxidación celular en la orina de los niños/as en tres etapas: al nacer, a los 15 días y a los 30 días de vida. Los resultados que se han encontrado en la orina de los niños/as muestran que en el momento del parto los niveles de marcadores de estrés oxidativo están aumentados y van descendiendo a medida que avanza la lactancia.

Los niveles de oxidación celular resultaron menores en la orina de los niños/as cuyas madres siguieron la dieta suplementada con cerveza sin alcohol.

Artículo: www.europapress.es

La lactancia materna puede salvar a 95 bebés cada hora

La lactancia materna podría salvar a 95 bebés cada hora, 830.000 cada año, según un estudio de la ONG Save the Children. En 2011 murieron casi siete millones de niños/as menores de cinco años, muchos por malnutrición o por enfermedades que la primera leche materna ayuda a prevenir.

La ONG denuncia la presión que ejercen los productores de leches infantiles, una industria que mueve unos 20.000 millones de euros.

Ver vídeoLa lactancia materna puede salvar a 95 bebés cada hora

 

Lactancia natural

Lactancia natural

lactancia maternaMuchas madres abandonan la lactancia natural cuando sus pequeños comienzan en la escuela infantil. Con la intención de ayudar a que esta situación cambie, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha elaborado un protocolo con el que pretende contribuir a mantener la lactancia materna cuando el bebé asiste a la escuela infantil.

En algunos casos son las propias madres las que desconocen cómo almacenar y conservar la leche, y en otros son los centros infantiles los que no está habituados a este procedimiento.

La leche materna resulta más fácil de conservar y almacenar que la leche artificial. Según este protocolo, la leche materna puede mantenerse a temperatura ambiente unas 24 horas. Si no se va a administrar en el día, los pediatras proponen congelarla. Los envases de cristal son la opción más adecuada y puede durar al menos dos semanas en el congelador.

Para descongelar, se sumerge el recipiente en otro con agua caliente. Después, se puede guardar en la nevera un máximo de 24 horas,nunca congelar de nuevo.

Para llevarla a la guardería, se aconseja que la leche se distribuya en tantos biberones como tomas vaya a hacer el bebé, y que estos lleven una etiqueta con la fecha de consumo y el nombre y dos apellidos del niño/a.

La leche debe transportarse refrigerada en una nevera portátil y almacenarse en la nevera de la guardería nada mas llegar.

Artículo: Revista Ser Padres. Diciembre 2012

La leche materna es mejor para la flora intestinal de los bebés

La leche materna es mejor para la flora intestinal de los bebés

Lactancia maternaUna lactancia natural ayuda al desarrollo del sistema inmunitario del bebé, proporciona un alimento más natural, y se relaciona con una menor incidencia de alergias y ciertos tipos de diabetes cuando los niños/as crecen. A esto se añade una nueva propiedad, que acaba de demostrar un equipo de investigación del Centro Médico de la Universidad de Dukemejoran la colonización del intestino por parte de bacterias beneficiosas, lo que se conoce como microbiota o flora bacteriana.

La microbiota es el conjunto de bacterias que todos tenemos en nuestro intestino viviendo de manera simbiótica. Es decir, todas aquellos microorganismos que han hecho de nuestro interior su hogar, y que nos proporcionan muchos beneficios. Por ejemplo, nos protegen de muchas infecciones, y resultan imprescindibles para absorber ciertos nutrientes esenciales para nuestro desarrollo.

Este estudio tenía como objetivo conocer cómo afectan las distintas alternativas para alimentar a un bebé en el desarrollo de su microbiota. No solo en la colonización, en la forma y el orden en que estas bacterias llegan al intestino. También en la manera que tienen de estructurarse, que tiene una gran importancia en cómo realizan su función.

Para comprobar esto, los investigadores seleccionaron tres tipos de leche. Por un lado, consiguieron que se les donase leche materna. Las fórmulas artificiales se fabrican tanto a partir de leche como a partir de soja, y los investigadores seleccionaron las tres marcas comerciales más vendidas en Estados Unidos de cada uno de los dos tipos. También utilizaron leche de vaca recién ordeñada y sin tratar, que les serviría para comprobar si cualquier leche tiene las mismas propiedades.

Por último, purificaron un tipo de proteína específica de la leche materna, el Factor de secreción de la Inmunoglobulina A (SIgA, por sus siglas en inglés). Esta molécula es la que promueve y establece la respuesta inmune en los bebés.

El siguiente paso consistió en cultivar las bacterias en laboratorio en cada uno de los productos. Se centraron en las bacterias principales, especialmente en una de las variedades de Escherichia colli, una de las primeras colonizadoras de los tractos digestivos. Este microorganismo crea las condiciones necesarias para que se asiente el resto de la microbiota.

Los resultados fueron muy claros. Las bacterias crecieron sin problemas en todos los cultivos, pero desde el inicio se vieron diferencias en las estructuras. La forma en la que crecían en la leche materna, en forma de biofilms o películas muy finas pero bien organizadas, resultaba la más adecuada para absorber los nutrientes. Este tipo de estructuras solo se daban en la leche materna. En el resto de los medios de cultivo, las bacterias crecían en forma de colonias desorganizadas.

A lo largo del experimento se vieron aún más diferencias. En la leche materna, los biofilms crecieron hasta un determinado tamaño óptimo, y después el crecimiento se estancó. De esta manera se asegura una absorción adecuada de los alimentos, suficiente para que crezcan los microorganismos pero que quede suficiente para el bebé. En el resto de medios, las bacterias crecieron hasta consumir todo el alimento.

Con estos datos, los investigadores han sacado dos conclusiones. Para el desarrollo de la microbiota del bebé, y por tanto para favorecer su crecimiento, la mejor opción es la leche materna. Por desgracia, una alimentación basada únicamente en la lactancia no siempre es posible. Gracias a los resultados de este estudio, se pueden mejorar las propiedades de las fórmulas artificiales.

Artículo: Yahoo Noticias

Los bebés reconocen el olor de su madre antes de nacer

Los bebés reconocen el olor de su madre antes de nacer

Es lo que han descubierto investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute (Reino Unido). Cuando nacemos, nos exponemos al olor del líquido amniótico de nuestra madre, y reaccionamos entonces a dicho olor para alimentarnos.

La succión del bebé es un paso crítico para la supervivencia de los mamíferos, que se definen por dar a luz a hijos/as que necesitan alimentarse de la leche de su madre. El recién nacido debe comenzar a alimentarse poco después del nacimiento, o morirá. Este comportamiento crucial, decisivo en los mamíferos, ofrece a los investigadores la oportunidad de investigar la biología del instinto.

Para descubrir los olores involucrados en la iniciación de la lactancia, los investigadores acercaron a ratones recién nacidos por cesárea a senos que habían sido lavados y luego sumergidos en los fluidos que un bebé inhala al nacer: el líquido amniótico, la leche materna. Solo los pechos que olían al líquido amniótico de la madre impulsaron el amamantamiento en las crías.

Posteriormente, el equipo detectó la presencia de una feromona en el líquido amniótico. Sólo los ratones que tuvieron una exposición previa al líquido amniótico con el fuerte olor de su madre fueron capaces de alimentarse con éxito, lo que demuestra que el olor debe ser aprendido.

“Nuestro trabajo demuestra que no existe una feromona para la alimentación de los ratones recién nacidos, sino que las crías de ratón aprenden el olor de esta mezcla única y variable de la madre en el nacimiento”, explica la coautora Lisa Stowers, del Instituto de Investigación Scripps.

La evidencia que respalda estas conclusiones proviene de la investigación genética llevada a cabo por el equipo. Los investigadores observaron que los ratones que carecen de un gen crítico en la región de la detección de feromonas en la nariz fueron capaces de localizar el pezón de la madre para succionar. En contraste, los ratones recién nacidos que no tenían la capacidad de oler los olores normales tuvieron problemas con la alimentación.

Artículo: www.20minutos.es