Todo saldrá bien

Todo saldrá bien

El coronavirus (COVID-19) ya es una realidad en España. En Hazloposible pensamos que a grandes problemas, grandes soluciones y sabemos que lo social, ahora más que nunca, toma relevancia. Llevamos años impulsando la participación de la sociedad en causas solidarias utilizando la tecnología y esta vez no iba a ser menos.

La ciudadanía se pregunta ¿qué puedo hacer yo? El Gobierno de España ha dado una serie de recomendaciones como cerrar los colegios, fomentar el teletrabajo y pasar en casa el mayor tiempo posible. Esto no significa que el voluntariado tenga que ponerse en pausa también. Ahora más que nunca, la sociedad necesita poner por bandera la solidaridad.

Nuestro objetivo es recoger las necesidades de la ciudadanía que han surgido como consecuencia de la pandemia del COVID-19 y que sea la propia ciudadanía la que pueda solventar también estas necesidades. Personas que ayudan a personas. De vecino a vecino, de profesor a alumno…

¿Tu hijo/a necesita mejorar en mates y crees que puede aprovechar esta ocasión para centrarse en esa asignatura? Quizá haya un profe que pueda ofrecerle clases por Skype… ¡Queremos conocer todas vuestras necesidades y todo lo que podéis ofrecer!

Cordón umbilical

Cordón umbilical

Se ha descubierto que retrasar el corte del cordon umbilical tiene diversos beneficios para el bebé, tanto corto como a largo plazo.

Un nuevo estudio añade un beneficio más a la lista, ya que a los bebés que se les realizó un corte tardío del cordón umbilical presentaron menor probabilidad de padecer anemia. De acuerdo con este estudio realizado en Nepal, esperar al menos tres minutos antes de ligar el cordón umbilical después del nacimiento, proporciona hierro extra a los bebés, lo cual se refleja en un riesgo menor de presentar anemia durante el primer año de vida.

Los niños/as con deficiencia de hierro y anemia pueden tener un deterioro en el desarrollo de su sistema nervioso, lo que afecta sus habilidades cognitivas y motoras, así como su comportamiento.

Para el estudio fueron examinados 540 bebés, de los cuales se eligió al azar que a unos se les realizara el corte después de tres minutos y a otros se les hiciera dentro del primer minuto después de haber nacido. Ocho meses después, los bebés que tuvieron el pinzamiento de cordón umbilical tardío mostraron tener un 11% menos de probabilidad de padecer anemia, así como un 42% menos de probabilidad de tener una deficiencia de hierro, en comparación con los bebés que tuvieron el corte de cordón de manera casi inmediata.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud recomienda esperar al menos un minuto para realizar el pinzamiento del cordón,

Una limitante de este estudio fue que solo regresaron para el seguimiento a los 8 meses 400 bebés de los 540 que participaron originalmente en el estudio. Dentro de estos 400 bebés, el 73% de los bebés que tuvieron pinzamiento tardío tenían anemia, mientras que presentaron anemia el 82% de quienes no esperaron para realizar el corte.

Para la revisión de los 12 meses, solo acudieron 344 bebés, y la anemia continuó siento menos común en el grupo de bebés con corte umbilical tardío. A pesar de estas limitantes, con este estudio se comprobó que sí existe una relación el corte tardío con presentar menores probabilidades de padecer anemia.

Artículo: www.reuters.com

Recetas con verduras congeladas. El bosque mágico. #Miverduracongelada.

Y aquí publico mi segunda receta realizada con verduras congeladas: mini zanahorias, coliflor, guisantes, etc. Como participante de la II edición de #Miverduracongelada promovido por ASEVEC.

Un momento entrañable compartiendo con mis hijos tanto pensando qué plato llevar a cabo como el momento de cocinar como el momento de decorar.

Y aquí os adjunto la videoreceta de nuestra creación.

Y a disfrutar!!!!

 

 

Descanso y obesidad

Se trata de un estudio estadounidense que halló que los preescolares que se acostaban a dormir a las ocho de la noche disminuían en un 50% el riesgo de ser obesos 10 años más tarde. Esto comparado con aquellos niños/as que seguían levantados a las nueve de la noche. Así lo publica la revista Journal of Pediatrics.

Su autora principal, la doctora Sarah Anderson de la Universidad de Ohio señala: «Alentar a los niños/as a ir a dormir temprano es una forma de prevenir el sobrepeso».

El equipo estudió unos 977 niños/as nacidos en 1991, sin problemas de salud. Los mismos fueron monitoreados anualmente hasta sus 15 años. Se les preguntó a sus madres a qué hora dormían sus hijos/as cuando tenían 4 años de edad. Aproximadamente la mitad contestó después de las ocho de la noche, pero antes de las nueve. Un cuarto de ellas respondió a las ocho o antes, y el resto después de las nueve de la noche.

Al controlar el peso de los participantes al cumplir los 15 años, se vio que aquellos que se dormían a las ocho de la noche durante la niñez eran los que tenían menos riesgo de ser obesos en la adolescencia. Se observó también que el riesgo iba en aumento cuando los niños(as se dormían entre las ocho y las nueve de la noche, y más aún cuando lo hacían después de las nueve. Las tasas de obesidad en esos grupos en la adolescencia fueron, respectivamente del 10, 16 y 23%.

www.elobservador.com

Beneficios del sueño en el crecimiento infantil

BebéEn el crecimiento infantil están implicados diferentes procesos metabólicos y hormonales. También está sujeto a diversos factores externos como la nutrición, el ejercicio físico y el sueño. Se ha demostrado que la hormona de crecimiento, segregada por la glándula pituitaria, suele liberarse a lo largo del día, pero en el caso de los niños/as existe un período más intenso de liberación: poco después de ir a la cama.

Dormir es una necesidad vital. El sueño ayuda a reponer energías, a la vez que contribuye a fijar y organizar la información que se aprende durante el día.

Mientras los niños/as duermen, su cerebro se encarga de eliminar las sustancias de desecho de su metabolismo.

Un estudio realizado en la Universidad de Notre Dame desveló que el sueño ayuda a que los niños/as generen nuevas ideas y sean más creativos/as.

Expertos del Instituto del Sueño de la Universidad de Washington, encontraron que el sueño también interviene en la regulación del peso corporal, previniendo el sobrepeso y la obesidad infantil.

Durante la fase REM del sueño infantil, es decir, el período de sueño más profundo, se activa la hipófisis anterior y la pituitaria empieza a sintetizar la hormona de crecimiento. El pico máximo de liberación de la hormona se produce entre una y dos horas después de que el niño/a se duerme, aunque algunos estudios sitúan el período de mayor actividad de esta hormona entre la medianoche y las cuatro de la madrugada. De hecho, también se segrega durante las siestas, aunque el período de fase REM es más corto.

Normalmente los niños/as que tienen trastornos del sueño o descansan mal tienen un riesgo más elevado de presentar un retraso o ralentización en el crecimiento.

Las horas de sueño también importan. La Fundación del Sueño de Estados Unidos recomienda que durante el primer año de vida, los bebés duerman entre 12 y 18 horas diarias, un tiempo que se reduce a entre 12 y 14 horas en los niños/as entre 1 y 3 años. Para los pequeños entre 3 y 5 años, lo idóneo serían entre 11 y 13 horas de sueño, mientras que los niños/as entre los 5 y 10 años ya podrían reducir su horario de descanso a entre 10 y 11 horas diarias.

www.parabebes.com

Dolores de crecimiento

Si vuestro hijo/a se queja de dolor y de molestias en las piernas (en la parte anterior de la rodilla, en la zona de la tibia o incluso en los gemelos) y no tiene otros signos como cojera, hinchazón, dificultad para mover las articulaciones o edema, no te preocupes; es un fenómeno normal, se trata de los típicos dolores de crecimiento.

Los dolores de crecimiento se localizan en las piernas, aparecen de forma súbita. Tras un tiempo de dolor, este cede. Estos procesos dolorosos se repiten en forma de intermitente durante varios meses o años (cursando con periodos libres de molestias que pueden ser días o semanas) y luego desaparecen tan súbitamente como aparecieron.

Si el dolor no es muy intenso o si no se repite con mucha frecuencia, basta con tranquilizar al niño/a o darle algún analgésico, considerándolo como algo poco importante. También podemos pedirle que realice algunos estiramientos de los músculos afectados o aplicarle en la zona una almohadilla caliente. Una medida eficaz son los baños de agua caliente antes de acostarse acompañados de un masaje en la zona de dolor, ya que, que al aumentar el flujo sanguíneo local en los músculos afectados con el masaje, estos dolores o no aparecen o lo hacen con mucha menor intensidad.

Aunque los dolores de crecimiento son benignos hay que acudir al pediatra para que evalúe al niño/a, ya que, en ocasiones, los dolores pueden enmascarar un cuadro grave o bien otra patología ortopédica que requiera una valoración más completa. Igualmente, si este tipo de dolor se presentan en un niño/a mayor de 12-13 años, debe considerarse que la causa es diferente y por tanto digno de estudio por su pediatra.

Artículo: www.revistamipediatra.es