Recetas con verduras congeladas. El bosque mágico. #Miverduracongelada.

Y aquí publico mi segunda receta realizada con verduras congeladas: mini zanahorias, coliflor, guisantes, etc. Como participante de la II edición de #Miverduracongelada promovido por ASEVEC.

Un momento entrañable compartiendo con mis hijos tanto pensando qué plato llevar a cabo como el momento de cocinar como el momento de decorar.

Y aquí os adjunto la videoreceta de nuestra creación.

Y a disfrutar!!!!

 

 

Recetas con verduras congeladas. Navegando entre verduras. #Miverduracongelada.

Hola a todos en esta ocasión os presento una receta que hemos preparado mis hijos y yo, ya que www,chintin.com participa en  la II edición de #Miverduracongelada, promovido por ASEVEC.

Os tengo que decir que ha sido un placer participar y compartir con mis hijos como es cada verdura que hemos cocinado, cuales son características y propiedades, un gran momento para animar a todos/as grandes y pequeños a consumir más verduras, en este caso hemos utilizado verduras congeladas, el sabor y la presencia ha sido espectacular.

A esta primera receta la hemos denominado Navegando entre verduras, ya que a partir de una patata cocida partida por la mitas hemos creado 2 barquitos deliciosos, rellenos de verduras congeladas cocidas, bacon. jamón y queso.

Y mi niña y mi nio, encantados al saborearlos.

Aquí os dejo la videoreceta con #Miverduracongelada.

A disfrutar!!!

 

www.chintin.com

Descanso y obesidad

Se trata de un estudio estadounidense que halló que los preescolares que se acostaban a dormir a las ocho de la noche disminuían en un 50% el riesgo de ser obesos 10 años más tarde. Esto comparado con aquellos niños/as que seguían levantados a las nueve de la noche. Así lo publica la revista Journal of Pediatrics.

Su autora principal, la doctora Sarah Anderson de la Universidad de Ohio señala: “Alentar a los niños/as a ir a dormir temprano es una forma de prevenir el sobrepeso”.

El equipo estudió unos 977 niños/as nacidos en 1991, sin problemas de salud. Los mismos fueron monitoreados anualmente hasta sus 15 años. Se les preguntó a sus madres a qué hora dormían sus hijos/as cuando tenían 4 años de edad. Aproximadamente la mitad contestó después de las ocho de la noche, pero antes de las nueve. Un cuarto de ellas respondió a las ocho o antes, y el resto después de las nueve de la noche.

Al controlar el peso de los participantes al cumplir los 15 años, se vio que aquellos que se dormían a las ocho de la noche durante la niñez eran los que tenían menos riesgo de ser obesos en la adolescencia. Se observó también que el riesgo iba en aumento cuando los niños(as se dormían entre las ocho y las nueve de la noche, y más aún cuando lo hacían después de las nueve. Las tasas de obesidad en esos grupos en la adolescencia fueron, respectivamente del 10, 16 y 23%.

www.elobservador.com

En verano … cuidado con lo que comen

En verano … cuidado con lo que comen

En verano aumenta el consumo de grasas y azúcares a través de los helados, también se dan casos en que los niños/as no tienen mucho apetito a la hora de comer, porque el calor muchas veces quita el hambre, pero después sienten un apetito atroz y no comen precisamente comida sana, picotean cualquier cosa que sea más agradable al paladar. A esto hay que sumar que el sedentarismo también se ha apoderado de la infancia, aunque siempre hay excepciones y afortunadamente muchos niños/as no paran en todo el día saliendo en bicicleta, yendo a la piscina, etc.

Las vacaciones de verano son para muchas personas un periodo de relajación de los hábitos de vida saludable, tanto para adultos como para niños/as, pero en ambos casos somos nosotros, los padres,  los responsables. La endocrinóloga pediatra del Hospital Quirónsalud San José, Andrea Bartucci Schamir, ha proporcionado unos consejos para evitar que los niños/as engorden durante las vacaciones de verano.

Estas recomendaciones abordan también otros hábitos necesarios de mantener aunque se esté de vacaciones, pues establece que se imponga un horario para levantarse por la mañana, aunque flexible, y un mínimo de actividad física.

  • Fijar una hora máxima para despertar por la mañana
  • Andar: 1 hora tras el desayuno y 1 hora tras la cena
  • Piscina: Incremento diario de intensidad
  • Helados: Mejor un polo de hielo que un helado de crema. Preferentemente tras las comidas, no de forma aislada. Establecer un máximo de dos a la semana
  • Bebidas: Insistir en la ingesta de agua. Beber agua siempre para calmar la sed. Beber agua antes que cualquier otra bebida
  • Evitar los “tiempos muertos” o de aburrimiento en casa: Limitar la TV y los videojuegos u ordenador a las horas de más calor. Programar actividades que ocupen la atención y las manos

http://pequelia.republica.com

Ocio sedentario

Ocio sedentario

FútbolSegún el estudio Aladino, elaborado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), basado en hábitos de más de 7.500 niños/as españoles de 6 a 9 años, el 26,2 % de los menores tiene sobrepeso y más del 18 % padece obesidad, una patología que sobre todo afecta a aquellos niños/as que no desayunan o no lo hacen de la forma adecuada, y es que apenas el 3,8 % de los niños/as toma un “desayuno completo con leche, cereales y fruta”.

El doctor Juan José Díaz, experto de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica ha insistido en la importancia de “concienciar a los más pequeños para que siempre desayunen” de forma saludable y suficiente, pues el 21,2 % sólo toma leche, más del 73 % nunca ingiere pan integral y apenas el 8,8 % incluye fruta o zumo natural.

Además, muchos niños/as no van andando al colegio y “pierden una oportunidad muy sencilla” de hacer ejercicio, pues el 90% de los menores que tienen que desplazarse más de dos kilómetros para llegar al centro optan por el coche, el transporte público o el autobús escolar mientras que casi la mitad de quienes viven más cerca hacen el trayecto a pie.

“Se pasa poco tiempo en familia”, se organizan pocas comidas en las que todos estén presentes y muchos niños/as suelen comer delante de la televisión, ha agregado el doctor, quien también ha criticado que el currículum escolar no implante más horas destinadas a la actividad física.

Otros factores que influyen en la obesidad infantil son el hecho de ser varón, pesar más al nacer y tener padres obesos o fumadores, pues casi el 20 % de los niños con esta patología proceden de familias en las que ambos progenitores fuman.

Los menores que pasan dos horas diarias o más enfrente de la pantalla del ordenador o la televisión tienen más posibilidades de sufrir exceso de peso, tal y como desvelan los datos: el 30,6 % de niños/as obesos y el 25,2 % de los pequeños con sobrepeso se incluyen en este grupo.

Los antecedentes de diabetes, hipertensión arterial o hipercolesterolemia en la familia también influyen, al igual que los aspectos socioeconómicos: la obesidad infantil “se asocia a un menor nivel educativo y menos ingresos familiares”, ha señalado la doctora Irene Bretón, de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

El estudio también desvela que el 60 % de los niños/as que duermen menos de ocho horas padecen obesidad o sobrepeso, las causas de un posible bajo rendimiento escolar, falta de autoestima o graves problemas de salud en el futuro.

Algunas de las claves para prevenir la “epidemia del siglo XXI” en los niños son tomar tres piezas de fruta al día, aumentar el consumo de cereales integrales y pescado azul, reducir el tamaño de las raciones, evitar el abuso de dulces, prescindir de las grasas saturadas y realizar 60 minutos diarios de actividad física, ha destacado el doctor Díaz.

www.efesalud.com