El embarazo y la lactancia hacen que los huesos de la mujeres pierdan densidad por el aporte de calcio y otros minerales necesarios para el desarrollo del bebé.

Un correcto consumo de cobre fortalece los huesos y además garantiza el normal funcionamiento del cerebro, el sistema nervioso y cardiovascular y ayuda en el transporte del hierro.

Por eso, desde el Centro Español de información del cobre, se insiste en que se debe seguir una dieta variada y compuesta por alimentos ricos ene este mineral, como el chocolate, los cereales o el marisco.