Dormir relajadoA muchos niños les cuesta pasar del estado de vigilia y actividad al de reposo y sueño. Les gusta tanto jugar y vivir que no les apetece nada descansar aunque esten agotados. Si vuestros hijos/as nunca quiere nirse a la cama, es bueno seguir unas pautas para relajarles antes de acostarse y una vez que ya esté en la cama. Gracias a ellas tardaréis menos en dormirles y su sueño será más profundo y reparador.

Para que a vuestros hijos/as no les pille de sorpresa tener que cortar su actividad para irse a dormir, avisarles de que va a llegar la hora 15 minutos antes. Y además:

  • No dejarles jugar a actividades movidas a última hora de la tarde, ni ver la tele antes de dormir. Animales a pintar, a leer… O, simplemente, aprovechad estos momentos para charlar.
  • Darles la cena al menos una hora antes de que se vayan a la cama y procurar que incluya alimentos ricos en triptófano (leche, huevo, pescado, carne y cereales integrales), que es un aminoácido que induce al sueño.
  • Si os habéis enfadado, haced las paces antes de acostarlos.
  • Bañarles con agua templadita. Es una costumbre que les relajará mucho.

Tras lavarse los dientes y decir buenas noches, llevarles a la cama y quedaros a su lado unos minutos, hasta que veáis que se van relajando y que les entra el sueño. Para que se vaya adormeciendo, practicar con ellos/as estas técnicas:

  • Respiración. Enseñarles a respirar despacio y profundamente, concentrándose en lo que están haciendo. Con la respiración profunda el abdomen se llena de aire, no sólo los pulmones. Poned una de sus manos en su tripa y decirles que lo están haciendo bien si al coger aire se le hincha. Unas cuantas respiraciones de este tipo bastarán para que se rindan al sueño.
  • Relajación. Cerrad una mano, apretarla y después soltarla. ¿A que te relaja? Pues esto es lo que tençeis que enseñar a hacer a vuestros hijos/as con los músculos de todo el cuerpo, que los aprietenn y los destense, para que se queden totalmente relajados/as.
  • Visualización. Anímales a recordar el mejor momento del día. Así se olvidarán de sus miedos y se dormirán felices.

Artículo: Crecerfeliz.es