Vaso de lecheLa leche de vaca convenientemente tratada no sólo no resulta nociva sino que es uno de los alimentos más completos que existen. Fuente de calcio, grasas, azúcares, proteínas, vitaminas y aminoácidos, es uno de los componentes más habituales de nuestra dieta y también uno de los más completos.

Casi en su 90% es agua. En ella se encuentran disueltas las sustancias que la mantienen en equilibrio, principalmente las proteínas (caseínas), el calcio y el fósforo.

La leche actual no hace nata porque se somete a un proceso de homogeneización para que la grasa se distribuya por igual en toda la masa de leche. El proceso se basa en romper los glóbulos de grasa para que formen otros más pequeños, sin capacidad de aglutinarse. Así se distribuyen de manera uniforme y no pueden ascender para formar la nata. Si no fuera así, una vez que se formara la nata, el resto del envase quedaría prácticamente sin grasa.

Por término medio, la leche entera contiene un 88% de agua y vitaminas hidrosolubles; la materia seca se sitúa en el 12%. De esa materia seca, la grasa supone un 3,6%; la lactosa, un 4,35%; la proteína, 2,89%, y las sales minerales, como calcio, fósforo y otros, un 0,80%. Aporta alrededor de 65 calorías por 100 gramos.

La lactosa, el tipo de azúcar predominante en la leche, además de aportar energía, favorece la asimilación y retención del calcio. Destaca también su aporte de vitaminas A, B, D y E.

La leche entera no es aconsejable para quienes tengan que vigilar su nivel de colesterol, ya que más de un 3% de su contenido es grasa animal. Salvo esa excepción, el consumo de leche no debe tener limitación, ya que el aporte de calcio es fundamental para prevenir en la vejez la osteoporosis o pérdida de masa ósea.

Intolerancia a la lactosa
El azúcar de la leche es la lactosa, formada por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Si nuestro aparato digestivo no posee los mecanismos necesarios para romper esa unión, la lactosa no se absorbe y puede causar problemas. Todos los mamíferos disponen de las enzimas para lograr esa rotura, que pueden perder cuando dejan de ser lactantes. El ser humano también sufre esa pérdida. Muchos adultos (el 80% de la población mundial) no la toleran. Quien tiene dificultad para digerir la leche puede padecer problemas intestinales.

Es una de las fuentes principales de calcio que necesitamos para muchas funciones orgánicas. La OMS recomienda una ingestión diaria de al menos 300 mg. de calcio, subiendo hasta los 700-800 si se trata de una mujer gestante o un individuo en periodo de desarrollo. Además de los lácteos, son ricos en calcio el pan, la carne, los tomates, las patatas y los pescados pequeños en conserva.

Artículo: Yahoo Noticias

——————————————————————————————————————————————–

chintin.com es mucho más, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos, la sección Te Interesa con consejos, recetas y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com