El alojamiento web (en inglés web hosting) es el servicio que provee a los usuarios de Internet un sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo, o cualquier contenido accesible vía web.

El alojamiento web o alojamiento de páginas web, se refiere al lugar que ocupa una página web en internet o más específicamente en un servidor que por lo general hospeda varias aplicaciones o páginas web.

Tipos de alojamiento

  • El alojamiento gratuito es extremadamente limitado cuando se lo compara con el alojamiento de pago. Estos servicios generalmente agregan publicidad en los sitios y tienen un espacio y tráfico limitado.
  • Alojamiento compartido: En este tipo de servicio se alojan clientes de varias webs en un mismo servidor.
  • Servidores virtuales: La empresa ofrece el control de un servidor aparentemente no compartida, que se realiza mediante una máquina virtual. Así se pueden administrar varios dominios de forma fácil y económica, además de elegir los programas que se ejecutan en el servidor. Por ello, es el tipo de producto recomendado para empresas de diseño y programación web
  • Servidor dedicado: es una máquina comprada o alquilada que se utiliza para prestar servicios dedicados, generalmente relacionados con el alojamiento web y otros servicios en red.
  • El alojamiento web en la “nube” (cloud hosting) está basado en las tecnologías más innovadoras que permiten a un gran número de máquinas actuar como un sistema conectadas a un grupo de medios de almacenamiento, tiene ventajas considerables sobre las soluciones de web hosting tradicionales tal como el uso de recursos. La seguridad de un sitio web alojado en la “nube” (cloud) está garantizada por numerosos servidores en lugar de sólo uno.

Los aspectos que debemos analizar a la hora de contratar un hosting son:

  • Visibilidad permanente: que la web siempre esté accesible, es decir, que el servidor “no se caiga”.
  • Capacidad de espacio de disco duro: esto depende del peso de la web, es decir, si es una web con pasarela de pago, con bases de datos, galerías de imágenes, etc. Generalmente no se suelen utilizar mas de 100 MB y los servidores suelen ofrecer de 400 a 500 MB.
  • Tiempo de descarga reducido: que nuestros usuarios puedan acceder al contenido de la web en pocos segundos.
  • Seguridad: Si los datos no son “encriptados” (codificados para que sólo pueda leerlos el receptor) podrían verlos otros navegantes de la red y nuestros datos estarían en peligro de ser tratados de forma fraudulenta.
  • Copia de seguridad: Es fundamental hacer una copia de nuestro sitio web (bases de datos, páginas, etc.) cada poco tiempo por si en algún momento tenemos problemas con la web, de este modo podemos recuperar contenidos.
  • Capacidad de transferencia de datos: normalmente el servicio de hosting ofrece un límite de capacidad y si lo sobrepasamos debe pagar por ello. Hay que estar seguros de loa que necesitamos y de lo que contratamos.
  • Atención al cliente: muchas de las empresas que ofrecen el servicio de hosting están fuera de España, por lo que es probable que nos atiendan en inglés y un horario diferente al nuestro. Muy importante tener esto en cuenta.

En la actualidad hay muchas donde elegir: www.arsys.es, www.hostalia.com, www.nominalia.com, etc. Lo mejor, comparar y preguntar a otras empresas/personas que ya utilizan uno y pedir su opinión.