diabetesLa diabetes es una enfermedad que se produce por un mal funcionamiento o un déficit de la insulina ( hormona que segrega el páncreas). Si nuestro cuerpo no tiene insulina para neutralizar los hidratos de carbono (azúcares o glúcidos) no podemos obtener energía (glucosa). Cuando a las células les falta energía, no funcionan los órganos del cuerpo (corazón, cerebro, riñones o músculos).

En los niños/as o adolescentes esta hormona tiene una función más importante aún, como es que puedan seguir creciendo y desarrollando su organismo.

El déficit de insulina se produce porque no funciona bien el páncreas, y por tanto no se puede transportar la glucosa a las células y a los órganos. Ésta se queda en la sangre aumentando el nivel de azúcar (hiperglucemia). Ante esta situación el organismo utiliza la grasa de nuestro cuerpo, con lo cual se crean cuerpos cetónicos que se eliminan por la orina (cetonuria). La cetonuria es un síntoma de mal control de la diabetes (mucha glucosa en sangre pasa a la orina).

Debido a que la diabetes es una enfermedad crónica, es necesario que los afectados se hagan responsables, con el fin de retrasar o evitar posibles complicaciones para ello es importante una buena educación diabetológica. Los principales objetivos de esta educación son conseguir que el niño/a lleve una vida semejante a los niños/as de su edad; garantizarle el mejor estado de salud posible; fomentar la mayor autonomía respecto a su enfermedad; ofrecer los soportes y medios para conseguir la máxima motivación; cumplir adecuadamente el tratamiento para conseguir un buen equilibrio psicológico, individual, familiar, social y escolar y disminuir el número de ingresos hospitalarios.

¿Cómo detectar que nuestro hijo/a es diabético?

Síntomas:

  • Tiene siempre mucha sed y bebe muchos líquidos.
  • Orina de forma muy frecuente
  • Come excesivamente
  • Sufre pérdida de peso importante, cansancio e irritabilidad.

Áreas básicas de cuidados:

  • Alimentación. Los hidratos de carbono en su dieta deben suponer el 55-60% de la ingesta diaria (las raciones varían según el peso y la edad del niño/a). Las proteínas deben suponer el 10-15% de su ingesta diaria. Las grasas deberán representar el 30-35%. Deberían prescindir del azúcar y elegir edulcorantes.
  • Ejercicio. Deben de hacer ejercicio de forma habitual. Deben de medir sus valores de glucemia, antes, durante y después de hacer deporte.
  • Autocontrol de la enfermedad. Es conveniente que el paciente lleve en casa un diario de sus valores de glucemia, es importante que conozcan las diferentes formas de punción de los dedos.

Sabías que... Hipoglucemia, se produce cuando la glucosa en sangre baja demasiado, si se produce será necesario utilizar el glucagón que se usa para subir el nivel bajo de azúcar (sólo en las hipoglucemias graves), si son leves se podrán solucionar con la ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida.

Hiperglucemia, Si tras hacer las mediciones se mantienen durante mas de 3 horas cifras de más de 300 miligramos de glucosa en sangre es conveniente realizar una analítica de orina y acudir urgentemente al médico.

Artículo. Revista Mi Pediatra