sueñoGracias a un estudio realizado por la Universidad de Temple (EE.UU.), para conocer los patrones de sueño de los bebés de 6 a 36 meses de edad, hemos sabido que lo mejor es acostarles a la misma hora todos los días. ¿Y si se despertara a mitad de la noche?. No acudir rápidamente a la cuna porque hay veces que se vuelven a dormir por sí mismos.

Para la investigación, se contó con la ayuda de 1.200 niños/as de esas edades y de sus padres, que eran los que anotaban los datos. A la luz de los resultados, los investigadores decidieron clasificar a los bebés en dos grandes grupos: los bebés durmientes y los bebés durmientes transitorios.

Los bebés durmientes serían aquellos que cada hora y media o dos horas, que vendría a ser un ciclo del sueño, se despiertan, volviéndose a dormir solos. Los durmientes transitorios serían los que también se despiertan cada hora y media o dos horas, pero que lo hacen llorando o gritando, considerando entonces que no duermen toda la noche.

Se pidió a los padres de los niños/as que anotaran el número de despertares de sus hijos a los 6, 15, 24 y 36 meses. Llegaron a la conclusión de que el 66% de los bebés no se despertaban o bien lo hacían una vez por semana, cambiando poco a medida que crecían. El otro 34% se despertó siete noches a la semana a los seis meses, dos noches a los 15 meses y una noche a la semana a los 24 meses.

A la hora de buscar las características de los bebés durmientes transitorios, es decir, los que se despertaban llorando y gritando, observaron que la mayoría eran niños/as que tenían un temperamento más difícil, que tomaron leche materna de los seis a los quince meses y que tenían madres con más síntomas de depresión a los seis meses.

Según los investigadores,  si las madres se levantan con estos despertares nocturnos y/o si el bebé tiene el hábito de dormirse mientras se le da el pecho, el niño/a no aprende cómo calmarse solo, algo que es fundamental para regular el sueño.

Los padres deben buscar rutinas para ayudar a los bebés a tranquilizarse. Por ello, el mejor consejo es acostar a los bebés a la misma hora todas las noches y dejarles conciliar el sueño solos. Respecto a esto último, debemos resistir la tentación de acudir al primer quejido, ya que muchas veces los bebés cambian de posición e incluso los bebés mayores vuelven a colocarse el chupete ellos mismos y vuelven a dormirse.

Artículo: www.yahoo.tendencias