LlantoSe produce junto al llanto y el bebé pierde la respiración de forma transitoria, el conocimiento y sufre cambios en su tono muscular normal. A pesar de lo llamativo del cuadro, la respiración se reanuda por sí sola tras uno segundos y sin repercusiones en el bebé.

Suele aparecer por primera vez entre los 6 y los 18 meses y desaparecer antes de los 7 años.

El espasmo del sollozo se puede diferenciar en 2 categorías distintas dependiendo de la coloración que adquiera la piel durante el cuadro:

  • Espasmo del sollozo cianótico: cuando durante el proceso de llanto se interrumpe el movimiento respiratorio y el niño/a entra en apnea, pasados unos segundos el niño/a se pone cianótico (los labios adquieren un color azul que se oscurece progresivamente hasta poder adquirir un color violáceo de piel) y puede llegar a perder el conocimiento. La recuperación es inmediata al cabo de uno o 2 minutos. Puede iniciarse en el curso de un llanto vigoroso producido por enojo, frustración, dolor o capricho.
  • Espasmo de sollozo de tipo pálido: es mucho menos común, suele aparecer en relación, generalmente, con un traumatismo craneoencefálico leve. Posteriormente al traumatismo, una situación de sorpresa o temor, el niño/a, sin prácticamente presentar llanto, exhala, deja de respirar y pierde el conocimiento.

Una vez los niños/as desarrollan mejores habilidades para enfrentar las situaciones difíciles, suelen superar los espasmos de sollozos.