el sueño del bebéEs conveniente que los niños/as se echen la siesta hasta los 3 años, puesto que esta costumbre les permite regenerar las energías gastadas durante la primera parte del día. Además, el sueño juega un papel importante en su aprendizaje.

Es una pausa beneficiosa, útil para el pequeño, ya que le permite asimilar las informaciones aprendidas a través del juego y de otras experiencias.

Para favorecer el sueño, hay que acostumbrar al niño/a a descansar siempre en el mismo lugar que identificará como “el lugar en el que se duerme”. La habitación debe estar en penumbra porque la luz impide la producción de la hormona que estimula los mecanismos del sueño (la melatonina).

Revista Mi bebé y yo