VerdurasLa mayoría de los niños no comen las dos raciones de vegetales diarias necesarias y se les hace aún más cuesta arriba comer ensalada a diario.

Recurrir a verduras congeladas o en conserva cuando es difícil conseguirlas de temporada. Deben consumirse a diario.

Una opción es usar puré de verduras para espesar sopas y añadir sabor.

Preparar postres dulces con hortalizas (tarta de zanahoria, bocaditos dulces de calabaza) y con frutas (bizcocho relleno de frutas, pastel de manzana, yogur con kiwi y fresas).

Recetas originales

Presentar los platos de forma curiosa y original para llamar la atención de los niños. Los sandwiches vegetales cortados en círculo; las crema en tazones o platos vistosos (mi hija come cucharadas y cucharadas sólo para ver que fondo le ha tocado en su plato); brochetas combinadas de carne y pescado; pizzas caseras con vegetales; lasañas y canelones de verduras; tortillas con verduras (setas, champiñones, calabacín, pimientos, ajetes, espinacas).

Artículo: Eroski Consumer. Marzo 2010