Hace unos años, en el 2007, el Ministerio de Sanidad acordó con las comunidades autónomas lo que llamaron Estrategia de Atención al Parto Normal: había que humanizar el parto y evitar cesáreas innecesarias. Y parece que este plan ha comenzado a dar sus frutos en España porque si ese año un 25% de los niños/as españoles nacían por esta intervención quirúrgica, en el 2009 ese porcentaje cayó en ocho puntos.

El jefe de Ginecología del Complejo Hospitalario de Albacete, Gaspar González de Merlo, apunta las grandes diferencias que hay en la tasa de cesáreas de una comunidad a otra, «en Cataluña tienen un 30% y en el País Vasco no llegan a un 16%».

¿A qué se debe esta gran diferencia?. El ginecólogo apunta varias razones, «es un problema cultural, de información de las pacientes y de actitud de los profesionales sanitarios». «En los últimos años siempre que se producía una demanda médica parecía que si no se había hecho una cesárea había una mala práctica y eso ha dado lugar a que haya más liberalidad a la hora de practicarla».

La cesárea es una intervención quirúrgica mayor, hay que abrir y coser el útero, la pared abdominal y la piel.

La tasa de mortalidad materna es cuatro veces más alta a la del parto vaginal normal, «afortunadamente se mueren pocas mujeres, pero hay que saber que llevas cuatro papeletas más en la rifa con una cesárea», apunta el jefe de ginecología, eso sin olvidar que la recuperación es más costosa y con posibles complicaciones, «de las 40 mujeres que ha habido que quitarles el útero por infecciones después de un parto en los últimos quince años, en todas ha habido una cesárea de por medio, son pocas, pero hay que saberlo».

Gaspar González explica que, por ejemplo, cuando el bebé llega de nalgas, existe la posibilidad de practicar una maniobra que permite dar la vuelta al feto en el útero de la madre unos días antes del parto, «con eso conseguimos que el 80% de las mujeres tengan un parto vaginal normal», asegura el ginecólogo, pero sin embargo «últimamente, las mujeres prefieren una cesárea a esta maniobra».

Lo mismo sucede cuando las mujeres han pasado ya por una cesárea y se enfrentan a un segundo alumbramiento. Esa circunstancia no impide que el siguiente parto sea normal, «el 70% de las mujeres con cesárea previa, pueden tener un parto vaginal normal, pero tenemos el problema de que muchas no lo admiten», apunta.

Y,¿ por qué la tasa de cesáreas en los centros privados suele ser más alta que en los públicos?. De nuevo, varias razones. Una puede ser la seguridad, pues si en el centro el médico no tiene los medios más adecuados para atender una complicación, «ni el médico debe arriesgar, ni tampoco la paciente», admite el jefe de ginecología.

En otras ocasiones, es simplemente la «comodidad» de la parturienta o de su médico, ya que para evitar que la mujer se ponga de parto fuera de hora o en festivo, se recurre más a las inducciones «y eso se paga con una mayor tasa de fracasos por parto vaginal».

Artículo: www.laverdad.es

————————————————————————————————————————–

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com