FertilidadEtapas de la fertilidad y las distintas alternativas para gestar un bebé:

Década de los 20 años

Lo que hay que saber:

  • El ovario no fabrica óvulos, sino que los conserva. Cuanto más tiempo se mantienen guardados peor funcionan después, porque envejecen.
  • La mejor recomendación es tener los hijos cuanto antes, por eso esta edad, entre los 20 y los 30 años, es estupenda.
  • En esta década de su vida la mujer tiene muchas posibilidades de quedarse embarazada, porque la tasa de fertilidad es muy alta.
  • No hay que obsesionarse con la concepción. Los dispositivos que se venden en las farmacias para controlar la ovulación funcionan, pero son muy sensibles ante cualquier mínima variación hormonal. Sirven de indicación, pero no son fiables al 100%. Y tienen un inconveniente: el estrés al que someten a la pareja.

Para lograr el embarazo

  • Bastaría con un control ginecológico básico.
  • Son importantes los antecedentes familiares, sobre todo de menopausias precoces.
  • Si en 12 meses no se produce es aconsejable consultar a un especialista, ya que a esta edad es raro que la mujer no lo consiga.

Década de los 30 años

Lo que hay que saber

  • Esta década se divide en dos etapas muy distintas entre sí. En los primeros cinco años aún resulta sencillo quedarse embarazada, pero a partir de ese momento la tasa de fertilidad cae en picado.
  • Si la edad de la futura madre se aproxima a los 40 y no se ha quedado embarazada después de seis meses intentándolo, conviene acudir a un especialista, porque el tiempo juega en contra y puede ser necesario someterse a un tratamiento.
  • A partir de esta edad se recomienda realizar un test de fertilidad cuando se acuda a la revisión ginecológica anual. Se trata de comprobar, mediante un recuento folicular, la capacidad reproductiva y cómo evoluciona con el paso de los años. Algunas mujeres tienen mucha reserva ovárica, pero hay quienes la van perdiendo de forma muy rápida.

Para lograr el embarazo

  • Si se quiere retrasar la maternidad es conveniente vitrificar óvulos antes de los 35 años.
  • Es aconsejable someterse a ciclos de estimulación ovárica para aumentar la fertilidad. Se trata de una técnica delicada que evita la hiperestimulación del ovario.
  • Para facilitar la concepción, también se puede recurrir a la inseminación artificial.
  • A partir de los 38 años, los especialistas apuestan por la Fecundación in Vitro.
  • La doctora Rafaela González, directora de la sede del IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad) en Almería, asegura que no es bueno obsesionarse si se tienen dificultades a la hora de lograr la gestación. De hecho, en el IVI, centro puntero y pionero en estos tratamientos, nueve de cada 10 parejas que acuden a la consulta tienen un bebé gracias a las diversas técnicas que allí se utilizan. Por lo tanto, hay que ponerse en manos de buenos profesionales y relajarse, porque existen muchas posibilidades de llegar a buen fin.

Década de los 40 años

Lo que hay que saber

  • Más que bajar, en esta edad la fertilidad cae en picado. A partir de los 43 años es muy difícil tener un bebé sin recurrir a un tratamiento.

Para lograr el embarazo

  • Por encima de los 40 lo mejor es realizar una Fecundación in Vitro. Gracias al diagnóstico preimplantacional se evitan las enfermedades que pueden transmitirse al embrión.
  • Salvo excepciones, se recomienda la donación de ovocitos. Con:
  • óvulos propios, y en una franja de edad cercana a los 40 años, las tasas de éxito no suelen superar el 35%. Si se utilizan óvulos de una
  • donante, se conseguirá en la mayoría de los casos, porque el útero envejece muy despacio y es válido para desarrollar una gestación en condiciones normales.
  • La Sociedad Española de Fertilidad tiene un acuerdo tácito para no fomentar embarazos a partir de los 50 años, aunque se dan excepciones.

www.elmundo.es/yodona