EsforzarseSegún un estudio realizado en el departamento de psicología de la Universidad de Temple, en Filadelfia, los investigadores han descubierto que llenar a los niños/as de piropos no es tan bueno como se pensaba para fomentar la autoestima. Lo ideal son los elogios y estímulos para ensalzar sus esfuerzos a la hora de hacer tareas difíciles.

Así, los niños/as pequeños que escuchan cosas como “te has esforzado mucho” en lugar de “que maravilloso eres” asumen mejor los desafíos cuando son mayores.

Articulo: Revista Ser Padres. Mayo 2013