drogas adolescentesLos padres y las madres deben ser “observadores” de las necesidades, miedos, deseos, comportamientos y frustraciones de sus hijos e hijas. Desde la observación es posible intervenir a tiempo en la gran mayoría de las situaciones y reconducir problemas graves en la vida de los jóvenes. Para ello hemos de estar informados lo mejor posible y la respuesta a la mayoría de nuestras preguntas las podemos encontrar en un manual que ha sido escrito con lenguaje sencillo y cotidiano: “Dialogar para prevenir, ¿Qué hablo con mis hijos sobre drogas?“.

En el libro se realiza un recorrido que nos permitirá saber cómo dialogar para prevenir. Se tratan los factores que influyen en el inicio del consumo y las claves para prevenirlo y, de forma breve, las sustancias más consumidas por los jóvenes, las nuevas formas de consumo y los efectos perniciosos que cada una de ellas genera.

El periódico de la Farmacia. Nº 155