vacunación infantilLa hepatitis A es una enfermedad producida por el virus RNA que puede contagiarse por vía fecal-oral a otras personas fácilmente, de forma directa de persona a persona o bien de forma indirecta a través de las aguas, los alimentos y de objetos contaminados.

En España, el número de casos va en aumento pero muchos casos no se diagnostican, ya que, en el 90-95% de los menores de 5 años, la enfermedad cursa sin síntomas. Sin embargo, los adultos y jóvenes sí que los tienen, entre las cuales destacan: fiebre, malestar, cansancio, dolor abdominal, vómitos, orinas oscuras e ictericia (color amarillento de piel y conjuntivas).

El mejor tratamiento ante esta enfermedad es la vacunación. Existen 2 presentaciones de la vacuna: la de niños/as, que se pone de 1 a 18 años; y la de adultos, a partir de los 19 años.

Con la primera dosis se logran unas tasas de cobertura del 95% y ya con la 2ª dosis, que se puede poner entre los 6 y 12 meses siguientes, se consigue una protección del 100%, siendo su duración prolongada en el tiempo. Si existe un riesgo importante de contagio, se puede realizar una pauta acelereda de poner una primera dosis y la 2ª separada por 2 semanas de tiempo.

La seguridad de la vacuna es muy buena, pudiendo tan solo tener efectos adversos leves en algunos casos.

Se recomienda vacunar a personas que viajan a países en desarrollo donde la Hepatitis A es endémica y a grupos de riesgo como son: niños/as hemofílicos, los niños/as recogidos en orfanatos y otras instituciones, personal médico y paramédico con labores asistenciales y trabajadores en contacto con aguas residuales.

Artículo: Doctor Alfonso Carmona