En los tiempos que corren, no cabe duda de que las webs de descuento son un buen gancho para impulsar las ventas. Se llega de inmediato a millones de usuarios, gratis y, aunque sea con descuento, se vende.

Los cupones sirven para llenar en épocas de temporada baja, pero también para conseguir una clientela base a la que luego hay que cuidar, ya que además se le pueden vender nuevos productos.

Esta actividad está generando muchas oportunidades de negocio, sobre todo en Internet. Compañías como OportunistaGroupon oLestbonus, concentran una gran oferta para comprar más barato en hoteles, restaurantes, viajes, tratamientos de belleza, comercios, etc.

En el caso español, el canje de cupones en supermercados e hipermercados por parte de los consumidores ha aumentado un 18,4% en el año 2010 con respecto a 2009, según la empresa Valassis.

Dentro de los productos de gran consumo, las categorías que tuvieron mayor número de cupones canjeados en 2010 fueron: Droguería y Limpieza y Alimentación y Bebidas que, en conjunto, suponen más del 95% del total de cupones cambiados por su valor en las distintas cadenas de distribución.

Sin embargo, aunque los crecimientos son importantes, España se encuentra todavía a la cola de Europa como usuarios de cupones. Según Valassis, mientras que en Bélgica se canjean 15 por habitante y año, 10 en Estados Unidos o seis en Francia, en España aún no llega a un cupón canjeado por habitante en el mismo periodo.

En porcentaje, las regiones con mayor porcentaje de cupones canjeados son: Cataluña (20,27%), Madrid (15,60%), Comunidad Valenciana (14,15%) y Andalucía (12,70%).

Outlets

En este sentido, también los outlets han florecido en la Red con gran éxito: a firmas como Privalia o Venteprivee. Todas ellas ofrecen ventas de restos de stock de marcas conocidas a unos precios con grandes descuentos, que también llegan a superar el 70%: desde ropa a electrodomésticos, pasando por calzado, relojes y bisutería, lencería, discos y películas, etc.

En este caso, las firmas se unen a estas plataformas para dar salida al sobrante de la temporada anterior y los consumidores entran en la web durante el transcurso de la campaña para hacerse con los productos rebajados. Aquí la compra sí se hace on line, con registro previo y, en algunas de estas webs, previa invitación de un socio.

En definitiva, las empresas que están sabiendo adaptarse a las nuevas costumbres del consumidor están encontrando nichos donde ofrecen al consumidor lo que quiere comprar.

Artículo: www.red.es