concepciónUn reciente estudio, publicado en la revista Nature y realizado por un equipo de CODE Genetics en Islandia, nos ha confirmado que la información genética transmitida por el padre es bastante más decisiva, y de peor calidad cuanto mayor es el progenitor.

Según los investigadores, las mutaciones genéticas se hacen más numerosas a medida que aumenta la edad del padre, tanto que llegan a duplicarse.

El estudio señala que, mientras muchas de estas mutaciones pueden ser neutrales en el desarrollo del nuevo ser, ocasionalmente pueden encontrarse mutaciones dañinas que lleven a una enfermedad.  Además, las mutaciones que se producen en el genoma no tienen por qué ser todas decisivas ni serlo en un sentido negativo.  El “riesgo” general de que el padre pase ese tipo de enfermedades no es, con todo, superior al 1%.

Aunque, como novedad, revela la importancia de la edad del padre, un factor que no suele tenerse en cuenta tanto como la edad de la madre. Según esto, cada año que suma el padre supone dos nuevas mutaciones en la información. Los hombres en torno a 40 años pasan más o menos 65 mutaciones. Independientemente de su edad, en el óvulo se traspasan unas 15 mutaciones.

Otro dato a tener en cuenta es que los nuevos genes tienen una incidencia alta en trastornos de índole mental, tales como esquizofrenia, autismo, dislexia o inteligencia reducida. La mayor parte de la información genética afecta al cerebro.

Artículo: www.tendencias.yahoo.com