Niña tomando el solLa ciencia ha demostrado una clara influencia de la luz natural en la mejora del rendimiento académico, al estimular la producción de endorfinas en el organismo, lo que favorece la concentración.

Según recientes investigaciones realizadas en la Universidad de California, los alumnos expuestos a una mayor cantidad de luz natural, en sus hogares y en el colegio, obtienen mejores resultados académicos que los que tienen un déficit de luz natural (los resultados son un 20% mejores en matemáticas y un 26% en lectura).

La luz natural mejora el estado de ánimo, por ello, es muy importante potenciar la entrada de luz natural en todas las habitaciones del hogar, pero especialmente en las zonas de estar y en las habitaciones infantiles.  Los niños/as deben estar expuestos a luz natural al menos seis horas diarias, incluyendo las que se toman a través de las ventanas.

El desafío es ahora aplicar estas conclusiones al diseño de viviendas y edificios. El modo más eficiente de conseguir la luz natural en una vivienda o edificio es a través de la cubierta. Las ventanas de cubierta no solo aportan más luz natural que una ventana de fachada del mismo tamaño, sino que son el medio más rápido y efectivo para renovar el aire de tu hogar.