Hucha con forma de gatoA partir de los ocho años es normal que vuestros hijos/as comiencen a pediros la paga. No se la neguéis pero tampoco se debe dar porque sí.

Asignarle una cantidad de dinero semanal servirá para transmitir a vuestros hijos/as el mensaje de que se está haciendo mayor y debe empezar a ser responsable de sus gastos.

Disponer de un dinero propio puede ayudarle a comprender mejor su uso y la importancia de administrarse adecuadamente, y por supuesto, a razonar sobre lo que quiere y el valor de cada cosa, explicándole que no se puede tener todo lo que se desea.

Pautas:

  • Enseñarle que no debe gastarse todo y que parte del dinero que se le dá lo debe de guardar para otra ocasión.
  • Con la paga debe acostumbrarse a pagar parte de sus “gasto”: cromos, chuches, etc.

A partir de los 6 años los niños/as empiezan a manejar las sumas y las restas y ya pueden contar el dinero por lo que pronto se darán cuenta del valor de cada cosa.^

Poco a poco y según van creciendo, la cantidad destinada para la paga dependerá de factores como el estilo de vida, las necesidades personales, los ingresos familiares…

Importante: felicitarles siempre que veáis que se esfuerzan en ahorrar para comprarse algo más caro. El ahorro también les enseña a pensar a largo plazo y no dejarse llevar por el impulso de caprichos.

Fuente: Guía del niño. Octubre 2009 nº130