AntisépticoDurante las semanas siguientes al parto, la mujer experimenta numerosos cambios emocionales y físicos. Cristalmina, el antiséptico transparente de Laboratorios SALVAT, propone un decálogo con las principales claves de los cuidados en el posparto.

 

Retoma el ejercicio:

· Con la práctica de ejercicio recuperarás poco a poco la figura y descansarás mejor por la noche.

· Los ejercicios de Kegel te ayudarán a fortalecer el suelo pélvico y evitar la incontinencia. Según el Profesor Óscar Seivane (Facultad Ciencias de la Salud Blanquerna), fisioterapeuta, osteópata y especialista en neurología y disfunciones de suelo pélvico en la mujer, “el cuidado del suelo pélvico es clave para prevenir futuras pérdidas de orina. Además, las consultas al fisioterapeuta especialista en suelo pélvico son fundamentales para lograr que la cicatriz vaya ganando en elasticidad”.

· Lo ideal: ejercicios de bajo impacto como el yoga o la natación, comenzando de forma gradual.

· A las seis semanas, ya podrás hacer abdominales, siempre que el periné esté fortalecido y, a los dos meses, practicar deporte sin cansarte mucho.

· En caso de cesárea, la recuperación puede ser más lenta y deberás esperar algo más.

 

Cuida la herida de la cesárea:

· La zona de la barriga, en caso de cesárea, es muy delicada. Cuida la herida con una correcta higiene, límpiala con agua y jabón y ­mantenla al aire el mayor tiempo posible.

· Las matronas aconsejan curar la herida con un antiséptico como la clorhexidina. Puedes usar Cristalmina, transparente, con acción desinfectante y compatible con la lactancia.

· La incisión de la cesárea afecta a varios músculos por lo que no te preocupes si la zona de la cicatriz se queda como “dormida” hasta que los puntos cicatricen del todo.

· Controla que la herida esté cicatrizando bien, que no supura y tiene buen color.

 

Cura la herida de la episiotomía:

· Mantén los puntos limpios y secos, lavándolos con agua y jabón. Combínalo con antisépticos para ayudar en la curación y prevenir infecciones. Del mismo modo que en la herida de la cesárea, puedes usar Cristalmina, especialmente recomendada por las matronas.

· Tras el baño, secar la zona con una toalla suave, dando ligeros golpes de delante hacia atrás.

· Los puntos suelen caer solos al cabo de una semana, por lo que la herida siempre debe estar bajo la supervisión de la matrona, quien controlará su evolución.

· Es habitual que tengas miedo a ir al baño por temor a que con el esfuerzo los puntos de la episiotomía se suelten. Tranquila, es algo improbable.

· Estos cuidados son suficientes para que la herida sane en cuatro o seis semanas.

 

Consejos sobre la lactancia:

· Si notas que el bebé no mama lo suficiente o coge mal el pecho es probable que esté mal colocado. En este caso, pueden producirse retenciones de leche que inflamen el pecho o grietas en los pezones. Pide ayuda a la matrona para aprender a dar el pecho correctamente.

· Si hay grietas, puedes hidratar el pezón con un poco de leche materna tras dar de mamar y dejar el pecho al aire para que se seque bien.

 

Hidrata tu piel:

· Tras ganar peso la piel de la tripa y los senos es propensa a la aparición de estrías. La crema hidratante, el aceite de almendras y rosa mosqueta son algunos de los productos que puedes usar como aliados. Si ya han aparecido, puedes aplicar tratamientos específicos para reducirlas.

· Hidratar el pecho no sólo ayuda a prevenir las estrías sino que previene su caída.

 

Retoma tu vida sexual:

· Recupera las relaciones con calma y cuando te sientas lista, con el apoyo de tu pareja.

· Es normal que el coito pueda resultart­­e doloroso al principio y que influya en gran medida el factor psicológico, por el miedo a que la penetración haga daño. La solución es un acercamiento progresivo y gradual. Si el dolor persiste, acude al ginecólogo.

· No olvides que durante la lactancia no suele haber ovulación y es difícil quedarse embarazada pero no imposible. Toma precauciones en cuanto tengas relaciones sexuales completas.

Cristalmina, una aliada para tratar las heridas de la cesárea, el cordón umbilical y la episiotomía

Cristalmina (Gluconato de Clorhexidina 1%), antiséptico transparente de Laboratorios SALVAT especialmente ideado para desinfectar pequeñas heridas, ayuda a evitar posibles complicaciones y facilita su cicatrización. Por ello, está especialmente indicada en casos de cesárea -segunda infección post-quirúrgica tras la cirugía de colon- y en la episiotomía. Además, Cristalmina es el único antiséptico con la indicación de curación del cordón umbilical.

Laboratorios SALVAT