Bebé dormidoEl efecto tranquilizador de las nanas se debe a que el bebé, desde el quinto mes de embarazo, ya escucha la voz de su madre y la de su padre, y empieza a familiarizarse con ellas. Al nacer y oírlas de nuevo, se siente más seguro/a, como si aún permaneciera en el ambiente protegido y cálido del útero materno.

Además, el ritmo monótono de las nanas es similar a los latidos del corazón y por eso relajan y calman el llanto del recién nacido. Se ha comprobado que la frecuencia cardiaca de los bebés disminuye mientras las están escuchando, igual que su ritmo respiratorio, y esto les ayuda a conciliar el sueño o a sentirse mucho mejor cuando se sienten mal.

Las nanas también contribuyen a su desarrollo emocional y intelectual.

El tono cariñoso de la voz de su madre, además de ayudarle a adaptarse a su nuevo ambiente, le hace sentirse querido y cuidado, lo que refuerza los vínculos afectivos. A los bebés también les gustará que sea su padre quien le susurre nanas al oído: su voz le resulta familiar desde que crecía dentro de su madre y, además, los bebés sienten una especial predilección por las voces graves.

El ritmo melódico de la canción de cuna es mejor para el bebé si va acompañado del ritmo físico. Los balanceos también ayudan al bebé a rememorar su vida intrauterina, cuando era mecido al vaivén de los movimientos de la madre.

Aunque el objetivo fundamental de la nana es dormir al niño/a, también se les puede cantar por el día, como una forma de estimulación.

Mientras se le canta es conveniente acercar nuestra cara a la suya, a pocos centímetros de distancia para que nos pueda ver bien, cambiar el tono de voz adaptándolo a los giros de la historia y gesticulando al ritmo de la canción.

El bebé observará las expresiones que acompañan a nuestras palabras y perfeccionará su sentido del oído y la coordinación de éste con los ojos y con el movimiento de las manos.

Hay que tener en cuenta algunos consejos:

  • Hasta los 6 meses hay que cantarles muy bajito, casi en un susurro. Sus tímpanos todavía son muy sensibles y si le cantas en voz alta, se asustará y no aprovechará los beneficios de la nana.
  • Además, es conveniente dejar de tararear antes de que se quede dormido del todo, porque si no, sólo podrá dormirse al son de tus nanas.
  • Los bebés son muy sensible a las emociones de su madre y se contagiará fácilmente de nuestro estado de ánimo. Aunque sea muy pequeño, ya comprende la sustancia poética y el poder mágico y calmante que encierran las canciones de cuna.

Artículo: Yahoo Noticias

 

————————————————————————————————————————–

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com