diabetesEl orden de nacimiento puede aumentar el riesgo de que los hijos/as primogénitos desarrollen diabetes o presión arterial alta, según un estudio aprobado que se publica en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. El estudio, realizado en la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) asegura que el hijo/a mayor tiene más dificultades para absorber los azúcares en el cuerpo y mayor presión arterial que los más pequeños.
El trabajo ha detectado también una disminución del 21% de la sensibilidad a la insulina entre los primogénitos.

Los resultados de la investigación pueden tener importantes implicaciones para la salud pública en países como China, donde la política del hijo único ha llevado a un mayor segmento de la población que se compone de primogénitos, que podrían desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedad de la arteria coronaria, accidente cerebrovascular e hipertensión.

El estudio midió los lípidos en ayunas y los perfiles hormonales, la altura, el peso y la composición corporal en 85 niños/as sanos entre edades de entre 4 y 11 años. Los 32 primeros hijos/as que participaron en el estudio tenían una reducción del 21% de la sensibilidad a la insulina y un aumento de 4 mmHg en la presión arterial, aunque, por otro lado, encontró que tendían a ser más altos y más delgados que sus hermanos nacidos más tarde.

Las diferencias metabólicas en los hermanos más pequeños pueden ser causadas por cambios físicos en el útero de la madre durante su primer embarazo, que dan como resultado que el flujo de nutrientes al feto tienda a aumentar durante los embarazos posteriores.

Pero se necesita más investigación para determinar cómo se traduce en los casos de adultos con diabetes, hipertensión y otras enfermedades.

Artículo: wwwabc.es