Bebé
El término “tic” proviene de la expresión latina tiquo, que significa “caprichos del cerebro“.

Uno de cada 5 niños/as españoles padece algún tipo de tic.

Todos los estudios coinciden en el predominio masculino de los tics: los chicos sufren el trastorno entre tres y cuatro veces más que las chicas.

El predominio de edad de aparición se sitúa en los 7 años, aunque en realidad no hay un límite de edad: hay casos de pequeños de solo 2 años además los tics pueden aparecer durante toda la vida.

El catálogo es muy amplio (ojos que pestañean, manos que chasquean o nudillos que crujen), al igual quela incidencia entre los pequeños: hasta un 17% de la población infantil sufre estos trastornos motores.

Así lo revela un estudio publicado en la revista Pediatric Neurology, que ha tomado como muestra a 1158 escolares dela provincia de Burgos. Esther Cubo, investigadora en el Hospital General Yagüe de Burgos y coautora del texto, explica que los tics son el trastorno del movimiento más común en la población infanto-juvenil.

En la mayoría de los casos se trata de episodios pasajeros sin excesiva incidencia en la vida cotidiana del niño/a. Solo en el 6% de los casos se trata de trastornos crónicos, es decir, que se prolonga mas allá de un año.

Según la doctora Rosario Luquín Piudo, consultora en neurología de la Clínica Universidad de Navarra, es necesario distinguir los tics benignos de la infancia de aquellos que forman parte de una patología más compleja, como puede ser el caso de la enfermedad de Tourette, una afección mas extrema e infrecuente que lleva a las personas a tener cambios de comportamiento cívico muy brusco.

No conviene recurrir a la reprimenda para lograr que el niño/a cese sus tics, ya que aunque consiga aguantar un poco, el movimiento volverá después con mayor intensidad. Además, le generará más ansiedad por ser ya para él/ella un problema que lo estigmatiza ante sus familiares y compañeros de colegio.

Los tics, son el único trastorno del movimiento que quien lo padece es capaz de controlar, aunque solo temporalmente. En otras manifestaciones de trastorno neurológico, como el temblor en la enfermedad de Parkinson, su manifestación escapa por completo al control del paciente. Por otro lado, el tic es el único que se consigue reproducir a voluntad. Si a un pequeño le preguntamos que tic padece, nos lo mostrará sin problemas. Emilio Fernández-Alvárez, del servicio de neuropediatría del hospital San Joan de Déu de Barcelona, explica que “su carácter involuntario no es total. Generalmente, el paciente los vive como una pulsión cuya ejecución produce un sentimiento de paz”. Como la sensación que experimentamos antes de estornudar. Los tics suelen ir precedidos de de los denominados “fenómenos premonitorios“, una sensación como ardor, tensión o incomodidad en la zona del cuerpo afectada por estos movimientos.

Hoy se parte de la premisa de que se trata de un trastorno neurológico con un fuerte componente hereditario, aunque ciertas situaciones de ansiedad o estrés pueden agravarlos.

Neurólogos y pediatras insten a convivir con paciencia y normalidad con los tics del pequeño y recomiendan observar su evolución.

Lo más probable es que se trate de un problema pasajero que desaparecerá en semanas; las estadísticas así lo demuestran: en el 70% de los casos desaparecen por sí solas antes de los 17 años.

 

Artículo: Revista XLSemanal. Nº 1255

————————————————————————————————————————-

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos, la sección Te Interesa con consejos, recetas y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com