MiedosLos miedos son una parte normal del desarrollo y son esenciales para los seres humanos. Sin miedo, no nos apartaríamos del fuego, de los precipicios o de alguien con una pistola. En general, los seres humanos tenemos miedo a lo desconocido y potencialmente peligroso. A medida que nos hacemos mayores, esto disminuye pero si pensamos en todas las cosas que pueden ser desconocidas y peligrosas para un niño/a en edad preescolar empezaremos a entender por qué pueden tener tantos miedos. Algunos miedos comunes son el miedo a la oscuridad, a animales, a los payasos o personajes disfrazados, a estar solos, etc. Además durante los años preescolares, los niños tienen una imaginación muy activa y continúan teniendo dificultad separando lo real de lo imaginario, aumentando así las posibles fuentes de miedos.

Evitar negar sus miedos (“esto no es nada”), y tratar de comprenderlos preguntando cuál es el problema. Poder hablar con sus padres de sus miedos abiertamente, va a ser en sí una gran ayuda. 

Darles explicaciones simples para ayudar a calmar sus miedos, como por ejemplo, “los payasos son personas que van pintados y no quieren hacerle daño a los niños”.

Cuando los miedos se basan en una experiencia pasada que ha sido real, no le mientas para calmarle. Por ejemplo, si tiene miedo de los médicos porque de pequeño tuvo que estar mucho tiempo en el doctor o el hospital, no le mientas diciéndole que no le van a hacer daño. Es mejor dejarles llevarse un muñeco u objeto que le calme, hablarles de lo que va a pasar y darles mucho cariño y apoyo.

Podéis ayudarles a afrontar algunos miedos de manera progresiva. Por ejemplo, si tu pequeña/o tiene miedo del tren y sus ruidos, podéis empezar leyendo libros acerca de trenes y cómo funcionan, jugar con trenes y otros vehículos, podéis ver un tren en la tele, hacer un dibujo de un tren, jugar a hacer ver que vais en tren y solo si se siente lista/o aventuraros a ir al tren juntas/os. 

Cuando logre superar un miedo, celebrarlo por todo lo alto. Demostrarle lo orgullosos que estais de ellos por lo mucho que ha trabajado para combatir su miedo y del gran logro que esto supone. Pero decirles también que no pasa nada si vuelven a sentir miedo.

Fuente: Todobebe.com