Jugando al futbolLas diferencias entre niñas y niños se van mostrando por si mismas a medida que crecen. Los padres solo necesitan guiar su comportamiento sin encasillarlos en estereotipos rígidos, donde sus gustos o aficiones son negadas solo por no estar dentro de lo socialmente esperado.

Por ejemplo, pretender que las niñas solo jueguen con muñecas, y los juegos menos femeninos que implican ensuciarse solo sean exclusivos de los pequeños, es caer en un error que de ninguna forma niega la feminidad.

Es cierto que las niñas por naturaleza son más delicadas en su actuar; pero siempre es posible encontrar un equilibrio, sin impedirles vivir  diversas experiencias. En el otro extremo por cierto, se ubican los padres que buscan formar niños “fuertes”, creando en ellos una fortaleza irreal, que en un futuro se mostrará en su incapacidad para expresar sus emociones. 

La idea de encontrar diferencias importantes entre ambos sexos, no debe llevarnos a extremos de pretender que todas las niñas o niños enfoquen sus deseos a las mismas actividades, o sus características personales sean similares en todos los casos. Los padres cumplen un rol importante en la formación de sus pequeños, son un modelo a seguir en cuanto a gustos o conductas; pero conforme pasen los años, cada niño(a) marcará su propia personalidad.

En el colegio

Las diferencias entre niñas y niños, ya sea en el área social o emocional involucran también a los profesores, quienes muchas veces toman decisiones favoreciendo los intereses en unos en perjuicio de otros debido a la diversidad de gustos e inquietudes.

Los niños y las niñas suelen tener distintas reacciones y conductas sobre una misma situación:

  • Los niños suelen tener un espíritu competitivo, desean medir sus fuerzas todo el tiempo. Mientras las chicas son más colaboradoras y empáticas.
  • Los niños pueden ser más hostiles con los maestros, no temen polemizar con ellos o iniciar un conflicto , pero las niñas fácilmente crecen en afecto hacia sus profesores, mostrando sus emociones sin temores.
  • Los niños por lo general muestran más seguridad en sus acciones aun en medio de los errores, necesitan ser corregidos por sus profesores constantemente. Las niñas por el contrario, se muestran más serenas e incluso deben reforzar sus pensamientos respeto a sus capacidades, de lo contrario podrían subestimarse.

Somos los padres junto con los educadores los que debemos guiar a nuestos hijos/as y mostrarles que no hay diferencias en juegos, en sentimientos, gustos o aficiones.

Fuente: Cuidadoinfantil.net