Cara de niñoEl implante coclear es una técnica quirúrgica que permite a personas con una pérdida de audición severa o profunda recobrar su capacidad auditiva. Consiste en la implantación de un dispositivo electrónico de alta tecnología que transforma las señales acústicas que recibe  en impulsos eléctricos. Estos impulsos estimulan el nervio auditivo y el sonido llega al cerebro. Gracias a esta tecnología, muchas personas que no consiguen paliar su pérdida auditiva con audífonos pueden oír y desarrollar una vida normal con todas las comodidades que ofrece su precisión y su pequeño tamaño.

Quienes pueden someterse a un implante coclear son aquellas personas que tienen un alto grado de sordera en ambos oídos y que obtienen una escasa o nula mejora con los audífonos.

No obstante, los resultados pueden variar dependiendo desl estado del nervio acústico, en qué momento se produjo la pérdida auditiva, la edad de imnplantación o el nivel de lenguaje oral adquirido. En adultos que han perdido la audición a causa de una lesión o enfermedad, el éxito ronda el 85% y los beneficios son mayores cuanto antes se recibe el implante, ya que aún no se ha perdido la memoria auditiva.

Exito en los niños

La gran precisión del implamte coclear lo convierte en un importante avance especialmente en el área infantil, ya que se obtienen resultados muy positivos en bebés o niños de corta edad.

En estos casos, el implanate coclear puede llegar a tener una efectividad del 95%.

Los especialistas en salud auditiva insisten en que es fundamental llevar a los niños a revisiones auditivas para detectar de forma temprana una posible pérdida de audición y evaluar lo antes posible la idoneidad de realizar un implante coclear.

Artículo: Club Gente Saludable. Nº 63. Abril 2010