Parto vaginalDesde hace algunos años el parto vaginal ha sido promovido a nivel mundial por todas las organizaciones que tienen competencias sobre la slaud femenina. En gran parte esto es debido no solo a los beneficios del parto vaginal, tanto para la madre como para el bebé sino también al aumento desmesurado de la práctica de cesáreas en todo el mundo, muchas veces estas cirugías no son propuestas por el médido sino que son realizadas para complacer a la mujer, quien tiene muchos temores respecto al dolor que puedan sentir durante el trabajo del parto o las consecuencias que se producen a largo plazo sobre los músculos de la pelvis.

Los beneficios y los efectos no deseados del parto vaginal para la madre y el feto deben ser considerados tanto por las futuras madres como por sus médicos para poder tomar la decisión más adecuada. Entre sus beneficios se pueden citar el menor tiempo de hospitalización, menor dolor en el postparto, menor tiempo de recuperación postparto, retorno rápido a la actividad físisca, mejora la lactancia,menor riesgos de lesiones abdominales (genito-urinarias e intestinales), menor riesgo de infecciones puerperales, óptima relación psico-afectiva madre-hijo, mejor adaptación del recién nacido al nuevo ambiente y que ni presenta secuelas estéticas en el abdomen.

Sus efectos no deseables: contacciones  dolor (controlable con anelgesia epidural), riesgo de lesiones del canal del parto (reparables en su mayoría), daño de la musculatura del piso pélvico por estiramiento de sus fibras, riesgo de incontienencia urinaria. A pesar de los avances en la medicina moderna, no se han evitado algunos de estos efectos, en especial las lesiones sobre los músculos del piso pélvico.

Artículo del Ginecólogo Francisco Javier Molina

Periódico Casa Salud. Nº 26