Primeros pasosDurante el período de aprendizaje, muchas veces perderán el equilibrio y tropezarán. No les comparéis con sus hermanos o amigos porque cada uno sigue su propio ritmo de desarrallo.

Para intentar mantener el equilibrio durante sus primeros pasos, los peques separan las piernas y levantan los brazos. Lo hacen de forma insegura y por eso muchas veces acaban en el suelo.

Los padres debemos valorar si se caen más de lo normal y consultarlo con el pediatra.

Los motivos por los que los niños pueden tener problemas para dar sus primeros pasos son muy diversos, por ejemplo, un defecto visual pude afectar a la coordinación y al equilibrio del pequeño/a.  También hay niños que tienen un tono muscular bajo.

El ser prematuro es otro aspecto que pude justificar, en algunas ocasiones, un retraso en su desarrollo.

Las alteraciones a nivel de las rodillas y de los pies también pueden provocar caídas frecuentes.

Lo normal es que entre los 12 y los 18 meses los niños/as den sus primeros pasos. Si vuestro hijo/a aún no lo ha hecho,  podéis ayudarle de la suguiente forma: cuando esté de rodillas empujarle levemente hacia un lado de forma que una rodilla reciba todo el peso; la otra quedará más libe para que pueda estirarla y así ponerse de pie. También podéis colocarles sus juguetes preferidos lejos de su alcance para que se levanten e intenten cogerlos.

Siempre que dudéis si el  desarrrollo de vuestro hijo o hija es el adecuado, consultarlo con su pediatra.

Fuente: Guía del niño. Nº 134.