leche materna El consumo de cerveza sin alcohol “mejora” la capacidad antioxidante de la leche materna, hasta el punto de que el suero materno presenta un 30% más de capacidad axtioxidante, según ha expuesto la jefa de Pediatría del Hospital Doctor Peset de Valencia, Pilar Codoñer, quien además es coautora del estudio ‘Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna’, en el que también ha participado la Universidad de Valencia.

Este trabajo,  se llevó a cabo en 2011 con 80 madres lactantes, de las que la mitad seguían una dieta habitual (grupo control), mientras que a la otra mitad se les suplementó su dieta con dos cervezas sin alcohol al día (botellines) durante 30 jornadas (grupo de estudio).

Además, se analizó la capacidad antioxidante de la leche materna en tres momentos diferentes de la lactancia, en función de su estado madurativo (al inicio o leche calostral, a los 15 días o leche transacional y al mes del inicio de la lactancia, cuando la leche se denomina madura).

“Hemos observado una disminución de la actividad antioxidante a medida que la leche humana va madurando, sin embargo, las madres lactantes que habían suplementado su dieta con cerveza sin alcohol manifestaron un descenso menor y más lento”, ha resaltado esta experta, quien ha puntualizado en todo momento que la cerveza objeto del estudio era cero en alchohol.

Asimismo, ha destacado que la investigación también ha revelado que las madres que habían seguido la dieta suplementada con cerveza sin alcohol presentaban un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en su sangre, como en su orina.

De hecho, el estudio científico también ha analizado la oxidación celular en la orina de los niños/as en tres etapas: al nacer, a los 15 días y a los 30 días de vida. Los resultados que se han encontrado en la orina de los niños/as muestran que en el momento del parto los niveles de marcadores de estrés oxidativo están aumentados y van descendiendo a medida que avanza la lactancia.

Los niveles de oxidación celular resultaron menores en la orina de los niños/as cuyas madres siguieron la dieta suplementada con cerveza sin alcohol.

Artículo: www.europapress.es