Peque comiendo yogurLa cena es una de las comidas para disfrutar en familia. Es el momento ideal para confeccionar un menú que trate de suplir las carencias del día.
Sin embargo, aunque vuestros hijos/as hayan comido poco al mediodía no tratéis de dárselo todo a última hora del día. La cena ha de ser completa, nutritiva… pero ligera. Se trata de que vuestros hijos/as hagan la digestión antes de irse a dormir y de que descansen bien hasta la mañana siguiente. Si cenan mucho pueden estar incómodos durante el sueño; que tengan pesadillas y que al día siguiente se levanten irritados, de mal humor y con poca disposición para desayunar adecuadamente.
Es importante señalar que la cena es uno de esos momentos que podéis aprovechar para inculcar buenos hábitos alimentarios a vuestros hijos/as. No solo por la calidad y cantidad de alimentos, la forma en que estén cocinados, etc. sino por la forma en que han de ingerirse. Es bueno que les dediquéis tiempo durante esta comida para que sepan lo importante que es comer con tranquilidad, sin levantarse de la mesa o sin prestar atención a otras distracciones como la televisión olos juguetes. Procurad que cenen sin distracciones, que se centren en la comida. Mantener una charla con ellos/as e interesarte por sus cosas y sus aventuras escolares también es positivo para que asocien la cena a un momento importante para ellos/as.
Artículo: Nestle.es