Baño2Hacia los siete años, a veces, antes, a los/as niños/as les empieza a dar vergüenza mostrarse desnudos delante de sus padres y empiezan a reclamar una mayor intimidad.

El sentido del pudor es el mayor soporte al deseo instintivo de proteger la parte “moral” y emotiva de uno mismo. En este sentido hay que tener cuidado y no reírse del niño cuando empiece a manifestarlo.

Respetar el sentido del pudor de un hijo significa no sólo no insistir para entrar en su esfera privada, sino también evitar mostrarnos desnudos delante de nuestros hijos constantemente. Si los niños nos ven desnudos, es aconsejable actuar con desenvoltura y naturalidad, evitando mostrarnos avergonzados y disgustados.

Artículo en Mi bebé y yo. Número 208. Septiembre 2009.