estudio_mercadoLa investigación de mercados es el primer paso para saber si debemos crear una nueva empresa o no, si nuestro producto se ajusta a las necesidades del mercado, etc., nos aporta información sobre si hay un mercado potencial para nuestro negocio, si es rentable y si es viable.

El análisis de mercado tiene 2 partes:

  • El consumidor: que es el estudio del lanzamiento entre el público objetivo al que quieres vender para ver si es factible o no y entender si la oferta que hacemos es relevante para la demanda. Si va a cumplir con las expectativas o si va a generar una reacción positiva o no en el consumidor.
  • La competencia.

El problema que nos vamos a encontrar al principio es que el arranque de un negocio implica hacer una investigación sobre algo que no existe. Es sólo una idea. Hay que realizar una investigación exploratoria. Intentar predecir que pasaría si esa idea se materializa: posibles competidores, barreras al funcionar, si comprarán nuestro producto o no.

En el análisis de la competencia, los estudios de investigación sobre sectores, mercados físicos y tendencias de consumo nos darán una buena pista del mercado al que vamos a entrar. En el mejor de los casos podemos encontrar un nicho sin explotar pero lo normal es que tengamos que entrar en conflicto con la oferta actual.

No debemos obsesionarnos con medir la intención de compra, porque no va a ser lo que determine tanto el éxito o el fracaso de nuestro futuro negocio, lo que debemos analizar en nuestra investigación es si nuestro negocio es relevante (si tenemos un producto o idea que que satisfaga una necesidad mejor o de forma diferente a como lo hacen en la actualidad), si es diferente y si además lo ofrecemos a un precio competitivo (nuestro producto puede ser mas caro pero si es relevante y diferente habrá gente que pague por él).

¿Cómo decidir qué precio poner?. Con cuatro sencillas preguntas podemos determinar si el precio que queremos poner está en un entorno razonable. La fórmula clásica es preguntar al consumidor: a qué precio te parece que este servicio sería barato, muy barato, tan barato que no te lo creerías, caro y tan caro que no lo comprarías. Con estas respuestas podemos hacer un análisis que nos delimite el precio óptimo y los rangos con los que podemos jugar.

Revista Emprendedores N. 193.