Revisión cuatro añosHace unos días nos tocó pasar la revisión de los 4 años de nuestro niño.

La verdad es que ya estaba un poco despistada con esto de las revisiones y las vacunas, ya que a partir de los 18 meses ya no es neceasrio llevar un control riguroso hasta que cumplen los 4 años.

Como siempre, lo primero que le han hecho es pesarle y medirle y calcular el percentil, que en este caso está entre el 75/90%, es decir, por encima de la media (50%).

Esta vez, también le han tomado la tensión (cosa que me ha sorprendido ya que aún es muy pequeño). Y a pesar de que estaba intranquilo y nerviosillo porque sabía (con esta edad ya se dan cuenta de todo) que le iban a pinchar, tenia la tensión estupendamente.

Le han obscultado para escuchar su respiración y su corazón. Le han mirado garganta y oídos. También los genitales.

Otra prueba diferente ha sido la visión. Le han hecho mirar unos dibujos que ni yo misma era capaz de identificar, de verdad, que creo que en este aspecto deberían de modifcar la forma de intentar saber si el niño vé o no, porque al mirar los símbolos o dibujos que les ponen muchos no son capaces de identificarlos primero porque es la primera vez que se sienten en esa situación y no saben qué tienen que hacer.

Te preguntan si come bien (la alimentación debe ser completa y variada), si bebe agua (mejor no sustituirla por zumos), si se lava los dientes (deben cepillarse los dientes dos veces al día y sobretodo a la hora de acostarse), si duerme bien (a esta edad deben dormir entre 10-12 horas).

Preguntan sobre la actividad física que realizan, en este caso, son recomendables actividades llenas de movimiento como el escondite, saltar a la cuerda, etc. Es buen momento para fomentar que aprendan a nadar y montar en bici.

También se interesan por su desarrollo y lenguaje. A esta edad debe expresarse con bastante claridad y no debe tener problemas para comunicarse.  Debe ser capaz de expresar situaciones que ha vivido, o bien, inventarse situaciones nuevas imaginarias. Es importante escucharles, este aspecto es muy importante para su desarrollo lingüístico.

Próxima revisión con vacuana: a los 6 años.