Un tercio de la población pediátrica, que incluye a niños/as y adolescentes, sufre algún tipo de trastorno del sueño, según han indicado los expertos reunidos en la XX Reunión Anual de la Sociedad Española del Sueño(SES).

En este sentido, los somnólogos advierten de que si no se trata de forma eficaz a los niños/as o adolescentes que duermen mal por presentar ronquidos o apneas de sueño existe un aumento del riesgo cardiovascular, ya que cada apnea finaliza con un ronquido, una reducción de la saturación del oxígeno en la sangre y taquicardia. A ello se suma el impacto negativo sobre el sistema metabólico, debido a que la falta de sueño favorece la aparición de obesidad, diabetes mellitus y un crecimiento más lento de lo normal. También conduce, en ocasiones, a alteraciones del comportamiento y el rendimiento cognitivo.

“Ante la existencia de ciertos síntomas, como ronquidos y apneas (pausas respiratorias) durante el sueño debe iniciarse un tratamiento precoz, ya que sus consecuencias afectan tanto al sistema cardiovascular como al metabólico, además de influir sobre el comportamiento y el rendimiento cognitivo de los más pequeños”, subraya la neurofisióloga y miembro de la Sociedad Española del Sueño, Milagros Merino.

Por otro lado, respecto a la relación entre el déficit de atención e hiperactividad (TDAH), una enfermedad que afecta al 10% de la población infantil, y los trastornos del sueño, Merino reconoce que se trata de una relación bidireccional. “Cuando un niño/a duerme mal, durante el día suele estar irritable, hiperactivo y no atiende en clase. Por otra parte, los niños/as diagnosticados de TDAH duermen peor que los demás, presentan mayor frecuencia de apneas durante el sueño, movimientos periódicos en las piernas, síndrome de piernas inquietas, trastornos circadianos de la fase del sueño y, en algunos casos, parasomnias como sonambulismo, pesadillas o terrores nocturnos”, explica la especialista.

Higiene del sueño

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado más de 80 trastornos del sueño y, aunque cada uno de los trastornos debe ser abordado de un modo diferente, los somnólogos reunidos en este congreso recomiendan a los padres seguir una serie de pautas de higiene del sueño y acudir al especialista en caso de que sea necesario.

Uno de los trastornos del sueño más comunes en la infancia es el insomnio comportamental, que se caracteriza porque presenta problemas en la conciliación del sueño y despertares habituales que dificultan el descanso nocturno de los pequeños. “En líneas generales, este trastorno se puede prevenir con unas adecuadas medidas de higiene del sueño, que deben seguir tanto padres como niños/as, como establecer rutinas fijas a la hora de acostarse (baño y pijama), cenas ligeras, mantener unos horarios habituales, reducir al mínimo el consumo de televisión, o ignorar las peticiones de atención que ‘por norma’ realizan los pequeños cuando no logran dormirse, entre otras pautas”, explica Merino.

Artículo: abc.es

——————————————————————————————————————————-

chintin.com es mucho mas que un blog, registrate en nuestra páginas web y disfruta de secciones como el directorio de empresas, donde podrás conocer y valorar tiendas, empresas y profesionales relacionados con el mundo infantil, la agenda donde descubrirás cuales son los eventos interesantes para disfrutar con tus hijos y mucho mas…

También podéis seguirnos en TwitterFacebook.

Bienvenidos a www.chintin.com