Seguridad vialTener conocimientos de seguridad vial les darám independencia y más seguridad en sí mismos/as y a nosotros tranquilidad.

Debemos enseñarles a prestar atención a las señales del entorno a través de todos sus sentidos. Los ojos y los oídos son nuestras principales fuentes de información pero también hay otros, como el olfato, o internos como el vestibular (que controla la posición en el espacio) y el cinestésico (que controla el movimiento).

Los ojos

El semáforo. El objetivo es diferenciar entre el rojo, verder y el ámbar y distinguir la información que reciben los conductores de la que reciben los transeúntes. Así, cuando para nosotros es verde (siginifica “pasar“), para los conductores es rojo ( que significa “parar“). Es fácil saber qué información va dirigida a las personas porque la luz muestra una silueta humana (cuando es para el peatón) parada o caminando. ¿Y si parpadea el semáforo?, ya sea verde o rojo, no debemos cruzar.

Hablar con la mirada. La vista permite establecer e interpretar la comunicación no verbal con los conductores de los vehiculos, así nos cercioramos que el conductor nos ha visto y nos dá el ok con la cabeza o mirada para cedernos el paso.

Los oídos

El oído también nos dá información importante, si pasamos, por ejemplo, cerca de un garaje o un cruce sin visibilidad, es el momento de escuchar atentamente . El ruido de un motor dentro de un garaje nos indica que se aproxima un vehículo y, que por tanto, debemos extremar la precaución. Educar el oído para detectar el sonido de un motor nos ayudará a saber dónde está el coche mucho antes de verlo.

Podemos enseñar a los niños/as a diferenciar entre las zonas de alta contaminación acústica (claxón, motores, etc.) y las zonas de tráfico tranquilo y , por tanto, menos ruido.

El olfato

El olor nos avisa. El humo de los coches, camiones, autobuses y motocicletas puede preceder a los mismos y, además de avisarnos de su presencia , nos ayuda a identificar si nos encontramos en una zona muy concurrida y , por tanto, menos segura.

Artículo. www.serpadres.es