Ser padre y, además de dos bebés a la vez, es una circunstancia doblemente estresante. Al primerizo papá no le ha faltado imaginación y se ha buscado una solución para conseguir algunas horas de sueño. Agotado por el hecho de que rara vez sus dos hijos se decidían a dormir a la vez, este hombre se propuso encontrar una solución.

Entonces empezó a hacerles escuchar a los bebés, ahora de seis meses, unos ruidos muy especiales… Se trata de ruidos no musicales, grabaciones de algo conocido como “ruido blanco”, ¡y el caso es que funciona!

Y por fin se duermen. Ha funcionado tan bien que el hombre ha convertido su “solución” en una aplicación para instalar en iPhone e iPads, y así compartir con otros padres su truco y ayudarles un tanto en disminuir su “estrés”. Con  esta aplicación, llamada White Noise Ambiance, ha conseguido tanto éxito que hoy ingresa por sus descargas unos 72000 euros al año.

Esos ruidos tan “peculiares” no son nada en especial; no están creados por el ser humano y los podemos disfrutar con solo prestar atención a nuestro entorno: pero no siempre los tenemos disponibles. Son sonidos del viento, la lluvia que cae sobre el techo de un coche, las olas del mar, el ronroneo de un gato o las hojas de los árboles frotándose entre sí cuando hace mal tiempo.

Con los sonidos grabados en la aplicación, que se usa a modo de almohada, los bebés entran más fácilmente en una situación de relax y se disponen a cerrar los ojos.