embarazo La mejor protección para la zona del suelo pélvico durante las distintas fases del parto es que la futura madre tenga la posibilidad de elegir la postura que su cuerpo le pida en este momento tan especial.

Está demostrado que los cambios de posición de la madre en la dilatación (sentada, a cuatro patas, en cuclillas, etc.) y adoptar la postura lateral en el expulsivo contribuyen a disminuir su fatiga, aumentar su comodidad y reducir el daño del suelo pélvico y la necesidad de recurrir a instrumental médico para extraer al niño/a.

Cuantos más centímetros avance el cuerpo de la madre en dilatación natural, más tarde recibirá la anestesia epidural y así se reducirá la necesidad de usar los instrumentos que son más nocivos para el suelo pélvico (aplicar anestesia epidural antes de los 4-5 cm de dilatación está relacionado con parto estancado y necesidad de usar instrumental).

Artículo: Crecer feliz. Nº 289