EmbarazoEl diagnóstico precoz de las enfermedades tiroideas es crucial para prevenir complicaciones en todas las edades y, en especial, en los grupos de mayor riesgo, entre ellos un colectivo que requiere mucha atención médica, las mujeres embarazadas, o bien las mujeres que están planificando un futuro embarazo.

El diagnóstico de enfermedad tiroidea congénita y pediátrica se ha beneficiado desde hace más de 30 años del establecimiento de un  cribado universal a todos los niños/as que nacen en España, dentro de las pruebas conocidas como “pruebas de sangre del talón“, que incluyen el hipotiroidismo congénito. Aunque estos programas de cribado neonatal podrían ser susceptibles de mejoras técnicas, es indiscutible que han aportado una gran seguridad en el diagnóstico y tratamiento precoces del hipotiroidismo al principio de la vida, evitando muchos casos de retraso mental pues la hormona tiroidea es esencial para el correcto desarrollo y maduración del cerebro.

Es sumamente importante asegurar la salud tiroidea con una correcta nutrición de yodo a lo largo de la vida. Esto se logra simplemente con el aporte diario de sal yodada en la cantidad que cabe en una cucharadita tipo café, y consumiendo alimentos de origen marino como pescados o mariscos, además de lácteos y huevos.

Siempre que no se pueda garantizar una correcta nutrición de yodo en el embarazo se recomienda aportarlo en forma de suplementos farmacológicos seguros, evitando también el exceso de yodo (derivado del consumo de algas marinas, y evitar la utilización de antisépticos yodados durante el embarazo, parto y en los recién nacidos).

El periódico de la Farmacia. Nº 155