ConsolasEl nivel de adicción a internet, el uso de videojuegos y la utilización de la telefonía móvil es cada vez mayor y, en algunos casos, preocupante en la medida en que puede producir problemas en la vida de nuestros hijos: les hace perder habilidades sociales al aislarle en una edad en la que lo más importante es que los niños y niñas se relacionen y esten con amigos; les hace perder actividad motora, interés por el deporte… Esta conducta puede afectar, también, al ámbito escolar ya que todo el tiempo que dediquen a estas actividades y juegos supone dejar a un lado sus estudios. Todo ello conlleva una ruptura con la vida social propiciando un aislamiento que puede potenciar su individualismo.

Pero los problemas más frecuentes vienen derivados de su uso excesivo y abusivo. Se suele llegar a esta situación de forma progresiva: se empieza jugando de forma esporádica y poco a poco se aumenta la frecuencia.

Existen señales que pueden indicarnos si nuestros hijos se estan volviendo adictos a los videojuegos. Si observas alguna de ellas en tu hogar debes tomar medidas inmediatas.

  • Tiene la necesidad de jugar a diario, prescinde de otras actividades, aunque sean de su agrado, si eso supone no poder jugar ese día.
  • Se aísla para jugar y lo prefiere a jugar con otros niños.
  • Las conversaciones con sus amigos giran casi exclusivamente alrededor de este tema.
  • Miente con tal de poder jugar.
  • Su primer interés al llegar a casa es encender la videoconsola o el ordenador.
  • Si se le priva de la posibilidad de jugar, se muestra ansioso, irritable o incluso violento.

Las nuevas generaciones de videoconsolas han permitido la aparición de juegos que reducen el sedentarismo –baile, tenis…– lo cual es muy positivo ya que los hace más saludables, no obstante nunca deben considerarse como un sustituto del deporte y de las salidas al parque.

Hay videojuegos que también pueden servir al aprendizaje, agilizar la visión, mejorar la memoria, enseñar a aceptar las reglas y, bien usados, incluso pueden reforzar la unión y comunicación con los amigos y entre padres e hijos.

Referencia: Guía del niño.